• Se salió de la vía y se le abrió atestado por supuestos delitos contra la seguridad vial y conducción temeraria

Control Tráfico (foto de archivo)

 

El pasado 29 de octubre de 2017, a las 04,30 horas de la madrugada, agentes del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Verín (Ourense),  montaron un Punto de Verificación de Alcohol y Drogas en la carretera N-525 (Benavente-Santiago), a su paso por A Gudiña,  dentro de la campaña de la DGT para la vigilancia de las carreteras convencionales. Durante el control, dieron el alto a un vehículo marca Opel Astra. Su conductor, en lugar de obedecer las señales efectuadas por los agentes, emprendió una veloz huida por las vías adyacentes, llegando a circular a gran velocidad por la izquierda en varias curvas de reducida visibilidad. El vehículo terminó saliéndose de la carretera y quedó al borde un terraplén. Su conductor trató de continuar a la fuga a pie, pero fue alcanzando a los pocos metros por los agentes que le seguían muy de cerca.

Los guardias civiles lo identificaron, siendo D.B.C., de 33 años y vecino de A Gudiña,  y comprobaron que carece de permiso de conducción tras haber agotado todos los puntos asignados.

Tras realizarle las pruebas de alcoholemia reglamentariamente establecidos, arrojó los resultados de 0,84 y 0,79 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Así las cosas, se procedió a la instrucción de un atestado policial por la comisión de dos supuestos delitos contra la seguridad vial por  los que deberá comparecer en calidad de investigado ante la autoridad judicial. Uno, por conducir un vehículo a motor habiendo perdido la totalidad de puntos asignados al permiso de conducción, cuya pena podría ser la prisión de seis meses a dos años o multa de 12 a 24 meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 10 a 40 días.

Además, se confeccionó una denuncia por conducción temeraria. Esta infracción administrativa se sanciona con multa de 500 euros y supone la retirada de 6 puntos del carné.