• Considera que las líneas regulares tampoco satisfacen las necesidades de los pueblos de la comarca, A Veiga y O Bolo

 

Galicia Nova Valdeorras lamentó, en la Estación de Autobuses de O Barco de Valdeorras, la precaria situación del transporte público, y las dificultades de “volver a casa por Navidad” debido a la escasez de líneas,  la dificultad de combinaciones y los precios de los viajes. Y también  a la escasez o mala comunicación de las líneas regulares existentes en la comarca. “Volver la casa este año desde Santiago de Compostela hasta O Barco de Valdeorras cuesta más de 25 euros y lleva de promedio tres horas”, afirmó Daniel Calvo, responsable de Galicia Nova en Valdeorras.

Daniel Calvo en la estación de autobuses de O Barco

 

Daniel Calvo señaló que dichas deficiencias hacen que “tengamos dificultades para volver a casa en estas fechas desde el lugar en el que estudiamos o trabajamos. Es más barato y sencillo coger un avión desde Santiago de Compostela a Madrid que un bus/tren a la comarca de Valdeorras. Por ello,  precisamos de un transporte pensado por y para la gente de aquí, y no que esté mirado únicamente hacia fuera. De nada nos sirve poder viajar fuera del país si para movernos por él tenemos tantas dificultades”.
Dificultades que también encuentra en las líneas regulares, como por ejemplo en la línea A Gudiña -O Barco,  que sale a las 7, 00 horas de la mañana y vuelve a las 19, 00 horas de la tarde. “Esta línea pasa por Viana, población donde suprimieron una línea de las 9,30 horas, la cual estaba bastante demandada, ya que regresaba a las 14,00 horas, para que la gente que la utilizaba para ir al Hospital Comarcal pudiese regresar a casa.

Además, “existe una gran deficiencia en el municipio de A Veiga, ya que no tiene servicio diario, y el servicio queda a demanda, esto quiere decir que la gente que quiera debe llamar a la empresa con dos días de antelación para que el bus vaya al ayuntamiento”. Pero esto no es la única deficiencia, añade Daniel Calvo,  ya que el dicho bus iría a las 5,45, de lunes o miércoles hacia A Veiga y dejaría a los usuarios en el Alto do Covelo, donde tendrían que esperar hora y media, con todo el frío de la madrugada, y a 1000 y pico metros de altitud, por el bus que sale a las siete de A Gudiña, que pasaría por dicho lugar pasadas las ocho de la mañana. Y tiene la subida de vuelta a las 17,15 horas. Algo parecido pasa en el ayuntamiento de O Bolo, ya que el bus tiene enlace con la línea procedente de A Gudiña.

Suso Vilasánchez

 

Todos esos mapas de las líneas regulares están hechos por la Xunta de Galicia “e impuestos a las empresas, ya que nadie contó con su opinión para hacerlos”. También cita que el transporte escolar queda introducido en las líneas regulares, teniendo éste prioridad sobre las dichas líneas. Los niños van así acompañados de cualquier tipo de personas.

En ese sentido, Galicia Nova Valdeorras acaba de presentar dentro de las “50 medidas para liberar la juventud gallega”, alternativas que mejorarían la calidad de vida de los jóvenes gallegos y que serían posibles en la Galicia que Galicia Nova y el BNG aspiran a construir. Se trata de cinco medidas concretas de transporte:  La red ferroviaria será moderna y adecuada al siglo XXI, con unas condiciones de seguridad óptimas y que vertebre todo el País;  Se Contará con el Galtren, un tren de cercanías gallego que permita enlazar los núcleos de población alrededor de las ciudades de una manera económica, ecológica y eficaz; La política de transporte cubrirá las necesidades de conectar por carretera los entornos urbanos y rurales, de manera que existan líneas de transporte regular en autocar, incluido el transporte escolar, acorde a las necesidades de las jóvenes del País; Se eliminarán los peajes en las autopistas gallegas, poniéndolas al servicio del pueblo gallego y no al del capital privado; y, finalmente,  se potenciará el transporte público mediante tarifas asequibles para la juventud.