• Noa Presas señaló que su formación seguirá luchando para que funcione de forma permanente

Noa Presas muestra las fotos del abandono que registra la base de Vilanova

 

La diputada del BNG Noa Presas instó a la Xunta de Galicia a rectificar su decisión de retirar el helicóptero contra incendios de O Barco de Valdeorras de la base de Vilanova y gestionar su mantenimiento en condiciones idóneas de funcionamiento. Además pidió un informe sobre las condiciones y actuaciones llevadas a cabo en la base de Vilanova para garantizar su operatividad. El informe, dijo, será enviado y presentado tanto a los trabajadores y trabajadoras de los dispositivos de prevención y extinción de incendios como a la comisión correspondiente del Parlamento Gallego.

La parlamentaria consiguió un acuerdo con el grupo mayoritario del PP para reabrir la base de Vilanova en el período estival de este año y apeló al grave riesgo de incendios en los diferentes ayuntamientos de la comarca por lo que volvió a reclamar un servicio permanente dotado de los medios necesarios. “Debatimos en esta Comisión lo que constituye una muestra más de una “dejadez” que no se puede permitir y que resulta difícil de entender después de que el BNG denunciase hace 11 meses que la Xunta de Galicia había decidido, sin explicaciones e información al personal de extinción, ni a las alcaldías de la comarca, o cuando menos no a todas, que decidiese retirar el dispositivo de un helicóptero de incendios de la base de Vilanova en O Barco de Valdeorras”, explicó.

De esta forma, y ya en alto riesgo de incendios, añadió Noa Presas, se inutilizó una base operativa desde el año 1992 y en la que se invirtió dinero público a lo largo de estas décadas y que queda ahora cerrada para su uso. La disculpa esgrimida, eran las obras, dijo la nacionalista, cuando en realidad “nunca existieron”.

Presas mostró diversas fotografías para ilustrar el abandono de la base, en la que “no hubo desbroce, el cierre está roto y la hierba supera más del medio metro”. Esto, recalcó, es inexplicable y por eso “demandamos con urgencia una rectificación”.

La diputada acusó al Partido Popular de demostrar “cero interés por la comarca de Valdeorras” y recordó que estamos viviendo una primavera fría y húmeda pero advirtió que esta situación cambiará en unos días con la llegada del calor y el Partido Popular “no puede mirar para otro lado, tiene que tomar nota de lo que aconteció el año pasado con la ola de fuegos y poner en marcha las medidas necesarias para que esa situación no se repita”.

Ourense, explicó Presas ya está en situación de alto riesgo por sus temperaturas, “aunque no quieran verlo, y otra vez está de nuevo siendo abandonada por el Partido Popular. De poco  vale tanta ourensanía en las instituciones cuando “parece que le tienen manía la ese trozo de nuestro país”, valoró.

 En el 2017 ardieron en Ourense 30.309 hectáreas y “eso es casi la mitad de lo  que ardió en Galicia, 61.901,  por lo que Ourense precisa más medios”, apostilló.

Finalmente, el BNG consiguió un acuerdo con el Partido popular para reabrir la base de Vilanova y garantizar el helicóptero contra incendios durante el período de verano que se inicia. No obstante, la nacionalista anunció que el BNG seguirá presentando iniciativas para que el servicio se mantenga de manera permanente y la base de Vilanova registre las obras necesarias para su óptima operatividad.