El pasado 29 de octubre los vocales de cooperativas y viticultores abandonaron el pleno del Consejo Regulador ante la imposibilidad de manifestar su malestar al no haberles sido aportada la documentación necesaria en la convocatoria para decidir sobre en los puntos a tratar y al “negarse el señor presidente a ello”, quedando así incumplido el reglamento (Decreto 4/2007, de 18 de enero, capitulo IV artículo 17º punto 3).

Evaristo y García que abandonaron el pleno del Consejo

Evaristo y García que abandonaron el pleno del Consejo

Los vocales representantes de viticultores y cooperativas ante “la imposibilidad de defender a nuestros representados”, optaron por el abandono del pleno como única medida de protesta posible ante tanto “despotismo y prepotencia”.

Los vocales “no aparcamos el conflicto del rendimiento con el Consejo Regulador al no existir un contexto de normalidad ni contención, ni mucho menos labor didáctica por parte del consejo, si no, inquisitiva e impositiva”. 

Respecto al Presidente manifiestan que “es un recién llegado, procedente de las puertas giratorias, sin la más mínima participación en el sector y nulo conocimiento de la viticultura (sin viñas) ni la elaboración (sin bodega)” y deja a los viticultores “sin más derechos que pagar las tasas o darse de baja”.

Finalmente afirman que los viticultores seguirán recurriendo las sanciones impuestas por la Xunta de Galicia por ser absolutamente injustas y por no haber existido sobreproducción, ya que lo que consideran excesos no fue mas que la nula disposición del Consejo Regulador a atender a las alegaciones realizadas en su día por los viticultores, aplicando arbitrariedad, tiranía y por ultimo coacción.