• La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil invirtió 870.000€ en limpieza y restauración de los ríos de la provincia de Ourense durante el 2019
  • Se trabajó en más de 100 km de cauces: Miño, Sil, Arenteiro, Avia, Arnoia, Xares, Barbaña, Limia, Bidueiro, Lodoselo, Valdorregueiro, Filgueira, Barbantiño, Maceda, Carrás, Galir, Laias, Marañao, Toxo, Gateira, Varón, Pacín, Brull, Lagoa de Antela, Lonia, entre otros
  • Esta Administración hidráulica colabora con los Ayuntamientos y colectivos vecinales en actuaciones urgentes, sin olvidar que el mantenimiento de los cauces que discurren por zona urbana es responsabilidad de la Administración competente en materia de ordenación del territorio y urbanismo

Río Sil a su paso por Vilamartín de Valdeorras

 

La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS), Organismo autónomo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y para el Reto Demográfico, ha invertido 870.000€ en actuaciones de conservación del Dominio Público Hidráulico en la provincia de Ourense, ejecutadas durante el año 2019.

  • A través de 2 proyectos anuales y 1 de refuerzo

Los trabajos realizados se enmarcan en dos contratos que el organismo de cuenca programó para llevar a cabo el acondicionamiento, conservación, restauración hidrológico-forestal y mejora de la conectividad de cauces de la cuenca Miño-Sil en la provincia de Ourense, para el año 2019.

“En el mes de agosto, con el ánimo de llegar a más zonas que, a través de inspecciones periódicas, se comprobó que presentaban problemáticas importantes, se activó un contrato de refuerzo que, unido a los anteriores, posibilitó la limpieza de más de 100 kilómetros de ríos en un solo año” ha explicado José Antonio Quiroga, presidente de la CHMS.

Las actuaciones ejecutadas mejoran el funcionamiento natural del río, amortiguando el efecto de los procesos hidrológicos y aumentando su heterogeneidad y grado de naturalidad.

En cuando a las técnicas empleadas en la ejecución, se prestó máximo respeto al entorno, siendo fundamental su integración con el funcionamiento ecológico del río y con el paisaje fluvial. Por otra parte y en este mismo sentido, en los trabajos de estabilización de márgenes se aplicaron técnicas de bioingeniería, empleando biorrollos y mantas  biodegradables, estaquillado con especies vegetales del lugar, plantación de frondosas o siembra de gramíneas y leguminosas, especies que enraízan con facilidad y facilitan la estabilización.

“Las actuaciones de conservación, restauración y rehabilitación del dominio público hidráulico son siempre necesarias e imprescindibles para el buen estado de nuestros cauces, si bien, en años de abundantes lluvias ésta necesidad se hace más patente, ya que esto provoca aumento de caudal,  suelos incapaces de filtrar más agua,  inundaciones, debilitación del terreno y arrastres de maleza dentro de la sección hidráulica de los cauces, mermando así su natural capacidad de desagüe y la calidad de sus aguas. Gracias a las labores ejecutadas,  los efectos de los temporales de 2019 se vieron atenuados, por ello nuestra intención es continuar las intensivas limpiezas durante el 2020.” ha matizado el presidente.

  • Responsabilidad en la limpieza de los cauces urbanos

“Este Organismo de cuenca colabora con los Ayuntamientos y colectivos vecinales que solicitan y justifican la necesidad de cualquier actuación urgente, pero no hay que olvidar que el mantenimiento de todo curso fluvial que discurre por zona urbana es responsabilidad de la Administración competente en materia de ordenación del territorio y urbanismo (artículo 28.4 de la Ley 10/2001, de 5 de julio, que aprueba o Plan Hidrológico Nacional, además de su interpretación por el Tribunal Supremo en la sentencia nº 1962/2017, de 13 de diciembre)”, ha concluido Quiroga.