• La Xunta destina cerca de 3,9M€ en ayudas para apoyar las inversiones en transformación y comercialización de productos agrarios en la provincia de Ourense
  • Marisol Díaz Mouteira visitó la empresa ‘Conservas do Támega’ que gracias a subvenciones de las últimas campañas cifradas en más de 215.000 euros mejoró tecnológicamente su producción con la adquisición de nuevas equipaciones
  • En la provincia de Ourense son 14 las empresas beneficiadas por estas ayudas que ejecutarán proyectos que supondrán una inversión inducida superior a los 12 millones de euros

 

La Xunta de Galicia, a través de la Consellería de Medio Rural, acaba de destinar para la provincia de Ourense 3.898.819 euros en ayudas directas para inversiones en transformación y comercialización de productos agrarios. Un total de 14 empresas ourensanas se beneficiarán de estas subvenciones que contribuirán la ejecución de proyectos de creación, ampliación y modernización de sus instalaciones que suponen una inversión total de más de 12 millones de euros, en concreto 12.076.195 euros.

De las 14 industrias de la provincia beneficiadas de estos apoyos, que son cofinanciados por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo rural (Feader), cinco son cárnicas, tres se dedican a la producción de castañas, dos a la de patatas, otras dos a la miel, una al aceite y, por último, una a piensos.

 

La delegada territorial de la Xunta en Ourense, Marisol Díaz Mouteira, acompañada del alcalde del ayuntamiento de Monterrei, José Luis Suárez Martínez y del jefe territorial de Medio Rural, Yago Borrajo, visitó ‘Conservas do Támega’ emplazada en este municipio ourensano. Esta empresa dedicada a la transformación y envasado de productos de huerta y frutos es una de las beneficiarias de las ayudas de transformación y comercialización de productos agroalimentarios en estos últimos años. Ha recibido de la Consellería de Medio Rural una aportación de 215.200 euros para su mejora tecnológica y modernización que le permite el almacenamiento de unos 16.000 kilos de materia prima la temperatura ambiente el refrigerada, labores de selección, limpieza y preparación de los frutos y productos, para después someterlos a los procesos de cocción, asado o tratamiento térmico para proceder al envasado, esterilización y posterior etiquetado para su venta y distribución.

Esta industria comenzó su actividad con la elaboración de conservas de productos hortofrutícolas muy diversos (pimientos, tomates, membrillo, peras, manzanas, castañas, cerezas, naranjas, arándanos, uvas, frambuesas, etc…) de manera artesanal tales como asados, precocinados o mermeladas. En 2013 se traslada la unas nuevas instalaciones que, junto con la ampliación y modernización de las equipaciones un año más tarde, permiten incrementar su producción catalogada en un 89% cómo ecológica y un 11% tradicional. En cuanto al origen de las materias primas procesadas el 70% es gallega.