Susana Prieto

Susana Prieto

A Reza, espacio emblemático como área de recreo situado junto al río Sil, se convierte en madera. Una tala indiscriminada de árboles ha generado una profunda indignación entre los vecinos de A Rúa Vella ya que este entorno natural fue creado por y para el pueblo en los años 40. “Una buena parte de los árboles los plantamos nosotros con nuestras propias manos, siendo niños, en actividades que organizaba la escuela” dice enojado un grupo de personas que hoy superan los 80 años.

20150210_180033

En este punto ya no se ve ni un árbol

 

Recuerdan con nostalgia que siempre fue una zona de baño, utilizado además como punto de encuentro vecinal durante fiestas y celebraciones además de merendero. “Quien haya autorizado esta tala tiene que dar explicaciones. No sólo han talado chopos sino todo tipo de especies arbóreas. Es una vergüenza”, sentencian los vecinos.

Un árbol en medio de los que han sido eliminados de raíz

Un árbol en medio de los que han sido eliminados de raíz

 

Además, valoran que la madera retirada del entorno tiene alto valor económico y quieren saber quién se va a beneficiar de ello. “El pueblo no puede quedar al margen de este asunto”,  indican.

Troncos de más de 80 años de antigüedad

Troncos de más de 80 años de antigüedad

 

Y es que esta operación de tala se ha llevado  en silencio. Mucho predicar la conciencia y educación ambiental  pero la que practicaron en las aulas los abuelos de los niños de A Rúa queda hoy reducida a madera.

Un banco de merendero roto con ramas encima

Un banco de merendero roto con ramas encima

 

Susana Prieto

http://valdeorrasdecerca.blogspot.com.es/