• Conde evalúa con los comerciantes de Monforte, Sarria y Chantada medidas para que el comercio de proximidad pueda abrir ofreciendo la máxima confianza a los consumidores
  • El conselleiro de Economía, Empleo e Industria, Francisco Conde, señaló en una videoconferencia con representantes de los comerciantes de las localidades lucenses la necesidad de protocolos claros a nivel estatal para la reactivación económica
  • La Xunta propone un modelo de apertura flexible y dinámico, que incluye la apertura paulatina de los establecimientos comerciales con limitaciones de aforo o cita previa
  • Se está trabajando con el comercio de proximidad en un plan de reactivación económica del sector, que debe ofrecer confianza para impulsar la demanda, intensificar la transformación digital y las medidas de prevención

 

El conselleiro de Economía, Empleo e Industria, Francisco Conde, mantuvo hoy un encuentro por videoconferencia con representantes de los centros comerciales urbanos de Monforte de Lemos, Sarria y Chantada, con los que evaluó diferentes medidas para que el comercio de proximidad pueda abrir de nuevo al público ofreciendo la máxima confianza a los consumidores.

En la reunión, Conde recordó que Galicia solicita protocolos claros de actuación a nivel estatal, y defiende un modelo de reactivación basado en el mando único y con una aplicación de acuerdo a las especificidades de los distintos territorios. Así, desde la Xunta se proponen un modelo de apertura flexible y dinámico, basándose en tres ejes: geográfico, demográfico y de sectores económicos.

Entre las propuestas trasladadas por el Gobierno autonómico en el ámbito comercial también se encuentran la apertura de la actividad en talleres y concesionarios; la apertura paulatina de otros establecimientos comerciales, con las limitaciones de aforo o de cita previa; así como la venta de productos agrícolas y ganaderos en los mercados  municipales al aire libre.

Trabajo coordinado

La Xunta está trabajando de la mano del sector comercial para poner en marcha un plan de reactivación económica en este ámbito, con el objetivo primordial de incentivar que el consumidor acuda al comercio de proximidad, con gestos y medidas que infundan confianza e impulsen de nuevo la demanda.

Al mismo tiempo, se busca que el sector intensifique su transformación digital para, entre otros aspectos, que los negocios tengan la opción de ofrecer sus servicios y productos a través de internet y dispongan de nuevos canales de venta. Además, en el marco del nuevo plan, también se trabajará en medidas de prevención de cara a la reapertura, para garantizar al consumidor y a los trabajadores del comercio unas condiciones de seguridad sanitaria.

La Administración autonómica ya activó medidas de las que se está beneficiando el comercio de proximidad, como la línea de financiación de hasta 250 millones de euros para aportar liquidez a pymes y autónomos, con préstamos de hasta 200.000 euros que les permitan hacer frente a sus gastos y a sus deberes fiscales, y haciéndose la Administración autonómica cargo de los intereses. Junto con esto, se aprobaron otras medidas como aplazar el pago de impuestos autonómicos o las cuotas de los préstamos otorgados por la Xunta, para aliviar las cargas que, en este momento, afrontan muchos negocios que no están generando ingresos.