almirezUn tribunal de Manchester ha ordenado la repetición de un juicio por presuntos delitos de abusos de menores después de que el juez que debía recabar los testimonios de las supuestas víctimas se quedase dormido durante la declaración de una menor.

Las vistas habían comenzado el pasado lunes y, en ellas, se juzgaban los presuntos abusos cometidos entre 2006 y 2013 por un hombre de Burnage de 49 años. Durante el primer día de juicio, una de las supuestas víctimas prestó declaración por videoconferencia.

Sin embargo, Philip Cattan, abogado de profesión y juez a tiempo parcial, se quedó dormido durante la declaración, según el periódico ‘Manchester Evening News’. Fueron los propios abogados los que hicieron notar esta circunstancia, que también constataron en la sala familiares de la menor que declaraba ese día.