Alberto Ruiz-Gallardon  

Según las declaraciones del Ministro de Justicia, Alberto Ruíz-Gallardón, la malformación del feto no será una causa legal para abortar y que cabría la posibilidad en el caso de que hubiese efectos y daños hipotéticos que el embarazo para la madre porque ‘una discapacidad no es motivo para restar derechos a una persona’ y ‘nunca se establecerán ciudadanos de primera y de segunda’.

Se reafirma en el argumento que ha esgrimido desde la publicación del anteproyecto de ley orgánica para la protección de la vida del concebido y los derechos de la mujer embarazada sobre el que ‘una discapacidad no será “jamás” una causa legal para abortar, sino que en todo caso esta vendría dada por los efectos e hipotéticos daños que pudiera generar en la madre’.

Estas declaraciones las ha realizado durante la celebración del III Foro Antonio Fontán, organizado por la Universidad Internacional de La Rioja.

‘No creo que podamos establecer un sistema por el que por el mero hecho de tener algún tipo de carencia, tengamos menos derechos que los que no tienen una carencia, no lo creo’, ha explicado el ministro.

Otras cosas, ha añadido, ‘serán los efectos que provocarán en esa mujer’ como por ejemplo, ha citado, ‘que se dé una incapacidad absoluta en la madre para seguir adelante con el embarazo’.

‘Se mirarán los hipotéticos daños a la madre para poder establecer el no reproche penal, pero nunca jamás será la discapacidad’ una causa directa, ha aseverado.

El Ministerio de Justicia sigue intensificando negociaciones para conseguir aprobar con un amplio consenso, pero las fuerzas políticas de la oposición han manifestado su total negativa a aceptar algunas de las claúsulas que este anteproyecto de ley tienen como indispensables.