• En el Centro de Salud de Viana se quedó con un solo médico de tres perjudicando la calidad asistencial, según el sindicato

 

La central sindical CIG-Saúde del área/ distrito de Valdeorras manifiesta su rechazo a lo que califica como “prácticas irresponsables y temerarias con las que desde la gerencia de la EOXI de Ourense tratan la población de esta área sanitaria”. Argumenta que a los ya conocidos “cierre de camas y falta de cobertura de personal o pérdida de servicios, se unió ahora la capacidad de admitir una merma estival de recursos de tal magnitud como la acontecida la semana pasada en el centro de salud de Viana do Bolo, donde de los tres médicos con los que habitualmente cuenta el centro solo permaneció cubierto un puesto”.

Dicha situación, añade, provocó consultas de más de 80 pacientes y de desplazamientos domiciliarios para una sola facultativa en un turno de mañana, con la imposibilidad de atender adecuadamente la una población incrementada con la llegada de veraneantes.

El sindicato expresa que el rechazo de la CIG a dicho  tipo de prácticas, y la defensa de los derechos laborales de los trabajadores y de los derechos sanitarios de los pacientes, “está molestando a los gestores sanitarios de nuestra EOXI, que ya llegaron a advertirnos que no tenemos la representación de los pacientes ni nuestra función es velar por sus derechos, y que por lo tanto no debemos ocuparnos de la situación de las resonancias magnéticas ni listas de espera.

Desde esta central sindical,  “advertimos que vamos a seguir ocupándonos de los derechos de los trabajadores y trabajadoras que es nuestra razón de ser, pero también de los pacientes y de su merma en prestaciones sanitarias, le guste o no a la administración sanitaria”. Y es que la CIG considera que “la salud de la población no es un negocio sino un derecho”.