Galicia vivió el invierno más húmedo de las dos últimas décadas

  • Las temperaturas fueron normales
  • El avance del informe de Meteogalicia revela que en el período climatológico que fue de diciembre de 2020 a febrero de 2021 llovió un 76% por encima de lo habitual
  • En zonas montañosas de las provincias de Lugo y Ourense los valores acumulados durante estos tres meses superaron los 2.500 litros por metro cuadrado

 
Invierno climatológico

El invierno climatológico gallego, comprendido entre los meses de diciembre de 2020 y febrero de este año, se caracterizó por registrar temperaturas dentro de los valores esperados y precipitaciones un 76% superiores a lo habitual si se comparan con el período de referencia 1981-2010. En este sentido, los datos de precipitación registrados en las estaciones más representativas de la comunidad hacen que la estación se considere muy húmeda, teniendo que remontarse al año 2001 para encontrar un precedente más lluvioso.

Según el avance del informe climatológico del invierno elaborado por Meteogalicia, los tres meses del período analizado se caracterizaron por registrar precipitaciones bastante elevadas, aunque destaca especialmente febrero, un mes marcado por la influencia de varias borrascas muy activas y sus frentes asociados que explican que lloviese un 139% más de lo habitual, anomalía similar a la de los años 2014 y 2016.

También diciembre fue un mes muy húmedo, con un 67% más de lluvias de lo esperado, mientras que enero se saldó con un 37% más de lluvia de lo previsible en esta época, por lo que el período se caracterizó como húmedo.

El comportamiento de estos tres meses explican que, en su conjunto, el invierno climatológico se considere con carácter general en toda Galicia como muy húmedo, con un valor medio de las precipitaciones de 853 litros por metro cuadrado.

En todo caso, los valores más altos se concentraron en gran parte del oeste de la Comunidad, pero también en zonas montañosas de las provincias de Lugo y Ourense, donde se llegaron a superar los 2.500 l/m2. En el extremo contrario se situó la comarca de Valdeorras, donde ni siquiera se alcanzaron los 250 l/m2 en este mismo período.

Comportamiento de las temperaturas

Por lo que respecta a las temperaturas, el invierno climatológico que acaba de finalizar se mantuvo en Galicia dentro de valores normales para esta época del año. De este modo, la temperatura media en el período diciembre-enero-febrero se situó en 8,8 grados, un dato dentro de la normalidad si se compara con la serie histórica representativa.

En cuanto al comportamiento de las temperaturas por zonas geográficas, los valores más extremos se localizaron en el Macizo central ourensano y en Pena Trevinca, con datos próximos a los -0,8 grados; y en el litoral de la Comunidad, donde precisamente por la cercanía del mar se alcanzaron temperaturas medias de casi 12 grados.

Habida cuenta los valores medios del período que se toma como referencia (1981-2010), el comportamiento de las temperaturas este invierno se movió en cifras muy próximas a las habituales. Esto se debió la que las máximas fueron ligeramente frías, situándose en 0,41 grados por debajo de lo normal, mientras que las mínimas fueron muy cálidas, alcanzando valores 1,06 grados por encima de la media histórica y que permitieron compensar el dato anterior.

De este modo, la anomalía de la temperatura media para el conjunto de la Comunidad fue de apenas 0,32 grados, un dato que contrasta con el comportamiento del invierno precedente, mucho más cálido y durante el cual los valores medios superaron en 1,31 grados el dato del período de referencia.