El exalcalde de Arzúa, Xaquín García Couso del BNG, se acogerá a su derecho de no declarar ante la Guardia Civil pero quiere hacerlo en el juzgado.

“No es mi intención no colaborar con la Justicia, ni mucho menos, sino la de poder hacerlo en sede judicial, si así lo considera la jueza, y responder así las preguntas que considere de los temas investigados”, ha remarcado García Couso en un escrito enviado a los medios en relación a su próxima comparecencia como imputado en relación al pago de unas obras de asfaltado en el municipio cuando era regidor.

Y es que el exregidor de Arzúa ha señalado que quiere “dejar constancia” ante la titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de Lugo, Pilar de Lara Cifuentes, de lo que él considera “irregularidades”. Así, ha argumentado que éstas han sido cometidas por el actual alcalde de Arzúa, José Luís García López (BNG), y el portavoz del PP en el citado ayuntamiento coruñés, Antonio Orois Valiño.

El exalcalde de Arzúa entregará los datos de la empresa que ejecutó los trabajos de asfaltado delante de la casa del actual regidor en el verano de 2011 para que pida la respectiva factura. El Seprona de la Guardia Civil ha citado a varios ediles junto al alcalde y exregidor en relación a unas diligencias derivadas de la ‘Operación Pokémon’, que instruye De Lara.