• La Xunta alerta de un temporal costero de nivel naranja que afectará a partir de mañana al litoral de las provincias de A Coruña y Pontevedra y de fuertes vientos en distintas zonas de Galicia
  • La Xunta recuerda la necesidad de extremar las precauciones y seguir las medidas de protección pertinentes
  • Como es habitual, una de las zonas que estarán en alerta por viento es Valdeorras, con especial precaución en Carballeda donde se suelen registrar máximos autonómicos 

 

fuerte-vientoLa Dirección General de Emergencias e Interior de la Vicepresidencia de la Xunta alerta de un temporal costero de nivel naranja que afectará al litoral de las provincias de A Coruña y Pontevedra a partir de mañana, 28 de diciembre.

Según informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), comenzará a partir de las primeras horas de la mañana, con intervalos de viento del Sur y Sudoeste de fuerza 8, y afectará al litoral de las provincias de A Coruña y Pontevedra.

Además de la alerta de temporal costero de nivel naranja la Aemet avisa de una alerta naranja por viento con rachas de hasta 100 km/h que afectará desde primeras horas de la mañana a las cuatro provincias. En concreto: en el noroeste, oeste y sudoeste de A Coruña, en la Mariña lucense, en el noroeste, sur y en la montaña de Ourense y en las Rías Baixas, zona del Miño y el interior de la provincia de Pontevedra.

Por este motivo, y con el fin de garantizar la seguridad de los bienes y las personas, la Dirección General de Emergencias e Interior, a través del Centro de Atención a las Emergencias 112 Galicia, informó de la situación a los ayuntamientos de las provincias afectadas, a las Diputaciones, servicios provinciales y agrupaciones de voluntarios de Protección Civil y a los clubes náuticos, entre otros. De este modo, se espera que se adopten las medidas oportunas para garantizar la seguridad de los bienes y de las personas.

También se le recuerda a la población la importancia de seguir las medidas de protección como evitar aproximarse a diques o rompientes con el fin de prevenir un eventual golpe de mar que pueda arrastrar personas u objetos o vigilar posibles caídas de objetos desde balcones y ventanas.