1 1 1 2015 MB e EDAR Xinzo

 

El Consejo del agua de la demarcación hidrográfica del Miño-Sil ha informado favorablemente el borrador del nuevo Plan de cuenca  que revisa y mejora el Plan aprobado en el primer ciclo y avanza de manera significativa respecto a los planes aprobados en el 98.

Se trata de  un texto que recoge no solo  las principales recomendaciones formuladas por  la Unión Europea para mejorar los plantes del primer ciclo sino que también asume los compromisos alcanzados en el Acuerdo de Asociación para el próximo programa de fondos europeos, evitando así que se bloqueen tales fondos.

En concreto, el  borrador del  nuevo plan,  incorpora  todos los contenidos que según la Ley de Aguas son obligatorios así como aquellas materias que son fruto de la revisión de los planes del primer ciclo. Como resultado, el nuevo texto contempla una serie de mejoras entre las que destacan:

  • Los avances en la caracterización, identificación y definición de todas las masas de agua, tanto superficiales como subterráneas.
  • En cuanto a la actualización de los inventarios de recursos hídricos, presiones, usos y demanda se ha mejorado la valoración de los mismos  teniendo en cuenta las aportaciones provenientes de la parte portuguesa de la demarcación.
  • El refuerzo de la evaluación de los caudales ecológicos y el incremento de los caudales mínimos.
  • La actualización del inventario de zonas protegidas  más coherente con la información de Red Natura.
  • El refuerzo de los programas de seguimiento de las masas de agua que ha permitido completar el diagnóstico de aquellas masas que no habían sido diagnosticadas en el primer ciclo.
  • Se ha incorporado un estudio sobre la recuperación del coste de los servicios del agua más amplio y comprensible que el del primer ciclo que incluye, además, una evaluación del coste ambiental.
  • La reorganización de los programas de medidas siguiendo la clasificación adoptada por la Comisión europea que reorienta su enfoque hacia la corrección de las presiones sobre las masas de agua y hace una distinción entre las medidas orientadas a la consecución de los objetivos ambientales y las dirigidas a la atención de las demandas. Así el programa de medidas contiene 496 actuaciones con un presupuesto total de 426 millones de euros, de los cuales 300 van dedicados al cumplimiento de los objetivos medioambientales, 44 a la gestión de fenómenos extremos (inundaciones y sequías), otros 44 a la mejora del conocimiento y la gobernanza, además de 36 a la atención de las demandas.

En la elaboración de este Plan cabe destacar, sobre todo, la intensa colaboración establecida con las autoridades Portuguesas, fundamental en esta cuenca hidrográfica internacional. Para ello se celebraron 13 reuniones técnicas que dieron como resultado la caracterización conjunta de las masas de agua transfronterizas y la necesaria coordinación en cuanto a los plazos necesarios para cumplir con los objetivos medioambientales de las mismas, tal y como establece la Directiva. 

IMG_1601

Consejo Nacional del Agua

El borrador del nuevo Plan hasta llegar hasta aquí ha cumplido escrupulosamente con la tramitación que marca la ley y se ha sometido a un amplio proceso de información pública que se ha saldado con la incorporación de 210 de las 375 alegaciones formuladas un 56 % del total que han permitido mejorar y enriquecer el texto del Plan. Además, y en paralelo, se ha completado la Evaluación ambiental Estratégica del documento que,  una vez superado este trámite, se someterá al dictamen del Consejo Nacional del Agua antes de su aprobación definitiva por parte del Gobierno mediante Real Decreto de Consejo de Ministros.

De esta forma el Gobierno continúa cumpliendo los plazos para poder tener revisados todos los planes de cuenca  de competencia estatal antes de que acabe el año, tal como establece la Directiva Europea.

Aprobar en tiempo y forma el segundo ciclo de planificación no sólo permitirá disponer de información destallada y actual  sobre  la situación de las masas de agua y sus ecosistemas asociados, sino que también permitirá acompasar el ritmo de planificación español con el del resto de los países europeos con lo que ello conlleva a la hora, por ejemplo,  de poder disponer de fondos comunitarios.