Los participantes señalaron que el objetivo de aumentar las visitas a los comercios se cumplió

El Black Friday  en O Barco  y A Rúa generó movimiento y ambiente en los establecimientos comerciales  hasta las diez de la noche. El objetivo era incentivar las compras y, al margen de las ventas (con un balance desigual en los distintos establecimientos), lo que sí se logró es el objetivo de un mayor número de visitas y acercamiento a los clientes. “No es que estemos desbordados en las ventas pero al menos sí ha pasado un buen número de clientes, que era lo que se pretendía. Ha habido gente visitando los comercios , otros han comprado, y eso ya es importante”, comentaba una comerciante de A Rúa. En la misma línea se pronunciaron otros comerciantes de la villa y O Barco:  “Algunos ya se han adelantado a la Navidad y otros simplemente han venido a curiosear, pero eso es lo que queremos, que entren en las tiendas”, explicaban.

Buen ambiente en un comercio

Buen ambiente en un comercio

 

La tónica dominante fue la buena disposición reinante en los negocios,  un ambiente cálido, y buen humor generado por el  goteo de clientes en los establecimientos. “Si hay descuentos siempre nos animamos más a comprar. Es un aliciente”, explicaron vecinos de ambos municipios que pasearon por los establecimientos.

Un comercio de A Rúa con clientes

Un comercio de A Rúa con clientes

No obstante, hubo comercios que no se apuntaron al Black Friday, por la imposibilidad de asumir descuentos. “No podemos hacer ni un 20 por ciento porque se traduciría en pérdidas. Nosotros no hemos podido estar en esta iniciativa pues es imposible ahora hacer rebajas tal y como están las ventas”, comentaba una comerciante haciendo también alusión, al mismo tiempo, a la picaresca que puede rodear este tipo de iniciativas: “ha salido en la televisión que muchos ponen precios más elevados de los que tenían el producto para hacer descuentos, otros sacan productos que están fuera de temporada y , al fin, no deja de ser una costumbre americana”.

Sea como fuere,  el Venres  Negro  se desarrolló en un clima favorable para las ventas y concentró más clientes que en circunstancias normales. La iniciativa fue organizada por el Centro Comercial Aberto de O Barco, la Asociación Empresarial de Valdeorras (AEVA) y los ayuntamientos de A Rúa y O Barco. En total, participaron 37 establecimientos.

 

Más imágenes:

Negocios con los carteles del Black Friday en O Barco

Negocios con los carteles del Black Friday en O Barco

 

Cartel a la puerta de un negocio

Cartel a la puerta de un negocio

 

Con la bolsa de la compra junto a un negocio adornado con globos

Con la bolsa de la compra junto a un negocio adornado con globos

 

Tienda con afluencia de público

Tienda con afluencia de público

 

Un momento de movimiento comercial en esta tienda

Un momento de movimiento comercial en esta tienda