Redes sociales

Mucho se habla ahora de que las redes sociales es una forma de buscar empleo o trabajo, motivo por el cual hay que tener mucho cuidado con lo que hacemos cada uno en nuestros perfiles sociales.

Existe una leyenda urbana que dice que un primo de un amigo perdió una oportunidad de conseguir un trabajo porque tenía unas fotos de un día que salió de noche y estaba algo indispuesto. Pero lo cierto es que nunca me he encontrado con un reclutador que me haya comentado algo similar.

Podéis decirme que es porque aquí aun el tema de las redes sociales vs rrhh no está muy conjuntado, a lo cual os debo de contestar que es cierto. Esa leyenda urbana podría darse en un país donde las redes sociales formasen parte fundamental de los procesos de reclutamiento, por ejemplo en los Estados Unidos, pero no creo que en España precisamente esté la cosa en ese enfoque. No veo yo a un reclutador entrando en el perfil de Facebook a mirar las cuatrocientas fotos que posee subidas un postulante y ver si en alguna está en una situación embarazosa o bien ir a Twitter y mirar que tweets ponía un candidato antes de las Elecciones Europeas por ejemplo.

Nos debemos convencer que para ambos lados de la balanza, reclutador y candidato, las redes sociales no dejan de ser un medio en el cual solo hacemos que amplificar nuestra imagen, de como somos, de nuestra forma de pensar o actuar ante determinadas situaciones. Pero lo que no debemos de pensar es que van a condicionar toda nuestra vida, profesional o laboral.

Si así fuera, estaríamos ante perfiles sociales completamente fraudulentos, nunca expresarían ni reflejarían la realidad de como somos, cosa que realmente es lo que interesa conocer al reclutador.

Por este motivo las redes sociales deben de ser empleadas como herramientas de conseguir más información por parte de los reclutadores y como redes sociales por los candidatos, con una máxima: ‘no pongas o reflejes una parte de tí en las redes sociales que no te gustaría que se conociese en el mundo real’.

Si esto de las redes sociales y el empleo es algo que solo necesita de usar la lógica. ¿Va a supeditar un proceso de selección un comentario, una ‘me gusta’ o un tweet realizado por un candidato? Me extrañaría mucho que el reclutador se convirtiese e inspector o censor del contenido que haya en las redes sociales, más que nada porque ese no es su cometido. Es una fuente más de información a utilizar para conocer ‘previamente’ a un determinado candidato. Por eso si que es conveniente el no ser demasiado digamos ‘fogoso’ en las redes sociales, ya que al fin y al cabo Internet tiene memoria. Pero tampoco es para que finjamos ser lo que no somos, ya que en una entrevista personal el reclutador se daría cuenta enseguida de que lo que aparentamos en las redes sociales dista mucho de lo qué somos o de cómo somos en la realidad.

Con todo el respeto que tendrías en el mundo real, es como debes de actuar en las redes sociales.

 

Colaboración de la web Socialmedia Network