MontevideoFue víctima de un engaño de los tripulantes de un barco ruso que le cobraron 400 dólares para dejarlo en el país norteamericano.

Pero convencido de que estaba en los EE.UU., su sorpresa fue mayúscula cuando descubrió que estaba en el país sudamericano. Y es que la tripulación llegó al puerto de Río Grande en Brasil y le indicó que siguiendo un determinado camino por carretera llegaría a los Estados Unidos, cuando lo que hizo realmente fue llegar a la localidad uruguaya de Melo.

Las autoridades uruguayas tratarán ahora de resolver la situación legal de esta persona, que manifestó su voluntad de no volver a su país.

Triste historia que pese a tener tintes de comedia, realmente refleja la precariedad de vida en los países africanos y como los residentes en ellos hacen lo posible por buscar una nueva vida.