• Ourense, destino seguro
    • El Consejo Asesor de Turismo, órgano consultivo impulsado por el presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, celebró ayer su primera reunión en la que se concluyó que, tras la crisis del coronavirus, la provincia pondrá en valor para su promoción las excelencias de salubridad de su territorio

 

El presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, presidió ayer por videoconferencia, la primera reunión del Consejo Asesor de Turismo de Ourense, cuya principal conclusión ha sido la de unir esfuerzos para que, una vez superada la crisis del COVID-19, “pongamos en valor las excelencias de nuestra provincia con el lema: “Ourense, destino seguro”, afirmó Manuel Baltar al término del encuentro, del que dijo, “ha sido un punto de partida para reorientar las estrategias turísticas de nuestro territorio y poner en común planteamientos de diferentes sectores, en un órgano que está abierto a la participación de más miembros y que se reunirá al menos una vez al mes”.

El presidente del gobierno provincial agradeció la participación de todos los integrantes en esta primera reunión, que contó con la presencia telemática de: Javier Outomuro, de la Asociación Amigos da Cociña; Emilio Cuiñas, de Autoxiro; Miguel González, de Cociña Ourense; Flora Moure, concejala de Turismo de Ourense; Ana Villarino, diputada provincial de Turismo; Miguel Castro, director del Parador de Santo Estevo; Pablo Rivera, director ejecutivo de la eurociudad Chaves-Verín; Mario Crecente, coordinador del Plan Ourense, la provincia termal; Ovidio Fernández, presidente de la Federación Provincial de Hostelería de Ourense; Rosendo Fernández, presidente del Inorde; José Juan Cerdeira, director del Área de Bienestar de la Diputación de Ourense; Jose Antonio Fraiz, profesor de la Universidad de Vigo-Campus de Ourense; Javier Soto, gerente de Caldaria; Alexandra Seara, gerente del consorcio de turismo Ribeira Sacra; Emma González, gerente de expourense; Gustavo Samartin, gerente de MEISA, y Francisco José Fernández, presidente de la mancomunidad del Ribeiro.

Baltar detalló los puntos en los sobre los que se orientará la estrategia turística, “toda ella girando alrededor de la “marca Ourense”, asociando nuestro territorio a lo que es: un destino seguro, que será lo primero que buscará el visitante a partir de ahora”, destaca el presidente, señalando que las líneas de trabajo se dirigirán a promocionar a Ourense como un espacio seguro, libre del coronavirus; Ourense como un territorio para desconectar y relajarse, en la línea de nuestra gran fortaleza, que son nuestros balnearios, para cuestiones de salud y ocio, pero también para rearmarse físicamente”, citando como ejemplo la iniciativa de “Termalismo solidario” puesta en marcha por la Diputación de Ourense, dirigida a sanitarios y personal de las fuerzas y cuerpos de seguridad el Estado que están luchando contra la pandemia.

En este sentido, se puso sobre la mesa la sostenibilidad de un destino como el de la provincia de Ourense, “en la que destaca la Vía de la Plata junto a la cuestión termal, y también el aspecto transfronterizo, remarcando que el Norte de Portugal, Castilla y León, Asturias y el resto de Galicia, serán los territorios de los que provendrán más visitantes, ya que los turistas mostrarán mayor preferencia por el transporte individual sobre el colectivo, teniendo como escenario una economía que se verá afectada en el ámbito laboral”, dice Baltar.

“Turismo de raíces”

Asimismo, se analizó en la reunión el desarrollo de planes bio-saludables y manuales de buenas prácticas para todos los establecimientos abiertos al público, junto con ese sello de seguridad: “Ourense, destino seguro”, “que debe presidir todas nuestras acciones promocionales”, afirma Baltar, quien también informó en la reunión de iniciativas como el Comité del Día Después, las ayudas para los autónomos que se llevarán al pleno del próximo miércoles y las cartas dirigidas al presidente de la Xunta y al presidente del Gobierno en este momento de la desescalada, donde las grandes incógnitas son la apertura de los comercios, la restauración, los hoteles, y vincular toda la capacidad y el potencial de Ourense con un turismo “de raíces”, que va a ser un agente importante en la recuperación económica y todo lo que podamos trabajar en ese sentido: en lo autóctono, en la enogastronomía, en las aportaciones del Campus de Ourense, en la plataforma de comercio online ourensana y, en general, en la comunicación basada en todos estos aspectos, contribuirá a dar valor a esta iniciativa de Ourense, destino seguro”, comenta Manuel Baltar.

“Las palabras clave son: seguridad, salubridad, gastronomía y riqueza y salud termal”, asegura Baltar y añade que “debemos ofrecer lo que otros territorios no pueden. El agua es vida, pero el agua termal es salud, y esa preparación del cuerpo, hacerlo descansar después de confinamiento, y rearmarlo inmunológicamente para que esté mejor preparado para el futuro, es algo que la “provincia sana” que es Ourense, puede ofrecer”. A esto une el presidente “la garantía de calidad que suponen los productos, la gran despensa que es nuestra provincia, junto con las denominaciones de origen, el sector vitivinícola y las razas autóctonas existentes en el territorio provincial”.

En definitiva, Baltar sostiene que el turista a partir de ahora “buscará destinos seguros, saludables, selectivos y con buenas conexiones a la redes sociales, ubicados en entornos poco habitados y sin masificar, por eso tenemos que ahondar en la promoción de “microdestinos”, algo para lo que Ourense cuenta con un perfil idóneo, y cuya oferta turística será más atractiva, aún, incluyendo en sus precios tarifas planas y bajas para todas las temporadas, con un enfoque y un relato único de la mano de agentes del sector. De ahí que debamos invertir más que nunca en comunicación y seleccionar soportes de máxima proyección y visibilidad, algo que con el proyecto “Ourense, la provincia termal” tenemos terreno andando porque es un mensaje que ha calado”.

Manuel Baltar agradece la participación de todos los representantes del sector turístico que aportaron sus sugerencias “en una reunión viva y dinámica en la que saludaron la puesta en marcha de esta iniciativa y se comprometieron a trabajar en superar esta crisis con esa marca común ourensana, y también reconocieron la labor que está desarrollando la Diputación de Ourense, lo que nos da ánimos para seguir en esa dirección y con la misma filosofía de trabajo”, afirma el presidente.