• Más de 4.000 pacientes tienen acceso prioritario a los servicios sanitarios gracias a tarjeta AA del Sergas
  • Permite que el enfermo esté permanentemente acompañado durante la asistencia
  • Hace posible reducir las esperas en las consultas de los centros de salud, consultas externas, servicios de urgencias y hospitalización
  • En la actualidad 4.163 pacientes tienen esta tarjeta en Galicia

 

El Servicio Gallego de Salud comenzó a emitir tarjetas de asistencia sanitaria AA (que significa atención y acompañamiento) en el año 2011. Desde entonces hasta la actualidad 4.163 enfermos recibieron este documento, que posibilita la accesibilidad prioritaria a diversos servicios sanitarios de los pacientes diagnosticados de aquellas patologías que el Sergas considera indicadas, así como el acompañamiento de sus familiares o cuidadores.

Los primeros beneficiarios de este documentos sanitario fueron las personas con trastornos generalizados del desarrollo de espectro autista. Con la creación de la tarjeta AA se pretendió minimizar el impacto y las limitaciones comunicativas que podían ocasionar para estos enfermos determinadas situaciones, tales cómo acudir a centros sanitarios con muchas personas o la comunicación con los facultativos.

Con posterioridad se sumaron otros grupos como los pacientes con alzheimer y parálisis cerebral. Los últimos en añadirse, por el de ahora, a la lista de usuarios de la tarjeta sanitaria AA son los pacientes con discapacidad intelectual grave asociada a trastornos de conducta o problemas de comunicación.

Funcionalidad de la tarjeta sanitaria AA
El objetivo de este documento es minimizar, dentro del posible, el tiempo de espera en las consultas de los centros de salud, en las consultas externas y en los servicios de urgencias y hospitalización. Otra de las funciones de la tarjeta sanitaria AA es permitir que el paciente pueda estar permanentemente acompañado por sus familiares o cuidadores durante la asistencia sanitaria, con la lógica excepción de alguna circunstancia clínica que lo desaconsejara o incluso lo había impedido. De este modo, se facilita la accesibilidad de estas personas a la atención sanitaria y se mejora la calidad en su asistencia.

Hace falta destacar que los centros sanitarios y las unidades gestoras con responsabilidad en la atención de estos pacientes disponen de un procedimiento específico para facilitarles el acompañamiento permanente y además, darles una consideración de accesibilidad preferente, tanto en atención urgente (en función de su prioridad clínica) cómo en la atención programada.