• Sanidad regulará la instalación y uso de desfibriladores externos fuera del ámbito sanitario
  • El nuevo decreto pretende concienciar de la necesidad de crear una red idónea, y compromete a la propia Administración
  • El objetivo es facilitar el proceso de instalación y de mantenimiento de estos dispositivos, así como la formación de voluntarios en su uso
  • Se creará un registro de los DE ESA para posibilitar su uso inmediato en caso de urgencia

 

ConsSanidadeLa Consellería de Sanidad viene de dar inicio a la tramitación del expediente de elaboración del anteproyecto por el que se regula la instalación y uso de desfibriladores externos fuera del ámbito sanitario con la publicación del texto en la página web de Transparencia de la Xunta de Galicia.

En este sentido, Antonio García Quintáns, subdirector general de Ordenación Asistencial e Innovación Organizativa, y José Antonio Iglesias Vázquez, director de la Fundación Pública Urgencias Sanitarias de Galicia-061, explicaron las grandes líneas en las que se inspira el borrador del nuevo decreto, que regulará la implantación de desfibriladores automáticos y semiautomáticos (DE ESA) en la comunidad autónoma, con el objetivo de que en Galicia se logre la mejor cobertura de equipos de desfibrilación y el mayor número de personas formadas para su uso, sean o no profesionales sanitarios.

El borrador incide en la concienciación de la sociedad sobre la necesidad de disponer de este tipo de aparatos en lugares donde se concentre un elevado número de personas. En este campo, el borrador compromete en primer lugar a la Administración pública, al proponer que en las licitaciones de contratos a oferta de desfibriladores suponga una mejora que contabilice en el concurso.

También se centra en dar las máximas facilidades para la instalación de estos equipos, simplificando los trámites de registro y alta de las máquinas mediante declaración responsable, por lo que las entidades interesadas en instalar un desfibrilador lo pueden hacer rápidamente mediante este proceso -que además puede ser telemático- sin necesidad de esperar a obtener la autorización previa que a día de hoy está vigente.

Para mejorar la operativa y la coordinación en el uso de estos dispositivos, el texto también contempla creación del Registro de desfibriladores externos de Galicia, elaborado por la Fundación Pública Urgencias Sanitarias de Galicia-061. Su finalidad es conocer su situación y su utilización pública, lo que favorecerá el conocimiento previo por los servicios de emergencia (bomberos, protección civil, fuerzas y cuerpos de seguridad, etc), para su uso inmediato.

El texto simplifica también la obtención de la titulación necesaria para su utilización. En la actualidad, la Comunidad Autónoma de Galicia tiene regulada la formación y el uso de desfibriladores externos por el personal no médico en el Decreto 99/2005, de 21 de abril. La nueva norma que va a elaborar la Xunta es consecuencia de la mejora de la situación actual y en el contexto de atención integral de la salud, que supone la existencia de medios para la atención inmediata antes de la llegada de los recursos de urgencias sanitarias. Esta situación es posible por los avances en los desfibriladores, que permiten su utilización con una formación básica por parte de los usuarios, dado el carácter automático o semiautomático de su funcionamiento.

Junto con todo el anterior, se establecerán los conocimientos esenciales de los que deben disponer las personas encargadas del uso y manejo de los aparatos, así como las entidades que puede impartirlos. Estas acreditaciones deberán estar avaladas por el Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar.

Del mismo modo, Urgencias Sanitarias de Galicia-061 contará con una aplicación informática que permitirá alertar y movilizar la personal voluntario que previamente haya sido entrenado en la realización de maniobras de reanimación cardiopulmonar.

Aplicación del DE ESA
En Galicia, las enfermedades cardiovasculares constituyen uno de los problemas de salud más importantes. La causa más frecuente de parada cardiorrespiratoria en las personas adultas es el síndrome coronario agudo y, dentro de esta, a fibrilación ventricular y la taquicardia ventricular sin pulso, que tienen como único tratamiento a desfibrilación eléctrica.

Entre los años 2001 y 2015, Urgencias Sanitarias de Galicia aplicó lo DE ESA la 5.046 pacientes. En el 26,3% de los casos (1.329 personas), el desfibrilador detectó un ritmo desfibrilable y realizó descargas, y de ellos el 53,19% (707 personas) recuperó el pulso durante la atención extrahospitalaria.

En estas situaciones, la disponibilidad inmediata de medios técnicos resulta imprescindible para abordar con éxito las maniobras de reanimación. En consecuencia, la Xunta de Galicia favorecerá la instalación de desfibriladores externos en todos aquellos lugares a los que acuda un gran número de personas.