• Los vecinos de Santo Agostiño (Viana do Bolo) reclaman a Endesa el arreglo de la carretera que les une con la capitalidad municipal
  • Durante la tarde de ayer sábado señalizaron en la calzada los baches y efectuaron pintadas reclamando al presidente de Endesa el arreglo del vial

Los vecinos de Santo Agostiño (Viana do Bolo-Ourense) protestaron ayer con una señalización de baches y pintadas en la calzada reclamando a Endesa y su Presidente, Borja Prado, el arreglo de la calzada que según un notario está intransitable. Hasta la fecha los intentos de la Corporación de Viana para que Endesa subsane los desperfectos y que la Diputación asuma el vial, han sido infructuosos.

diapositiva2

 

Los usuarios de la carretera Viana-San Agustín-Poblado de San Sebastián, -límite de Zamora- uno de los viales más importante del Concello de Viana, llevan años reclamando el arreglo de este vial. Después de recurrir ante un notario, cuya “acta notarial de presencia” recoge que “el deterioro del pavimentado es tan acusado que hacen que la carretera no resulte apta para el tránsito del vehículo”, ahora han señalizado en la calzada los baches y efectuado pintadas para reclamar al presidente de Endesa, Borja Prado, el arreglo del vial.

Los principales problemas a los que se enfrentan los conductores cada vez que circulan por ella son los baches, los desconchones y la maleza presente en esta vía lo que puede acabar en accidente. De hecho ya ha habido más de una salida de la vía. La carretera que arranca en el tramo urbano de Viana de la OU-533, competencia autonómica, une a diario el tráfico que transcurre entre distintas parroquias de Viana, entre ellas Santo Agustiño, y tras una pequeña intromisión en territorio de Zamora, da servicio al poblado de San Sebastián y a la parroquia vianesa de Pradorramisquedo. Se trata además de una zona con una gran riqueza turística, cultural y recreativa y por ello es muy transitada durante el verano, lo que incrementa el peligro dado el mal de la plataforma de ésta.

Una herencia no deseada.- La degradación de las vías secundarias de comunicación en el oriente orensano, y más concretamente en las áreas de montaña como es el caso de Viana, es una realidad constante, tenga quién tenga la competencia sobre el vial. En Viana, este cruce de competencias hace difícil delimitar la responsabilidad de cada administración sea estatal, autonómica, Diputación o municipal. Pero a este galimatías competencial, en este caso se suma que el vial es propiedad privada, su titular responsable en estos momentos es la empresa eléctrica Endesa, que tuvo una herencia no deseada de los anteriores propietarios de las hidroeléctricas que operaron en la zona.

Por ello, este vial es uno de los últimos anacronismos que ha quedado tras la fiebre inaugural de pantanos. Las empresas eléctricas, en ese proceso febril, para llevar a cabo la construcción de embalses y centrales hidroeléctricas, se veían obligadas a construir una serie de carreteras, hasta entonces inexistentes en la zona, para acceder a los lugares donde iban a operar.

Así, en los años 50, vio la luz esta carretera “privada”, según consta en algunos rótulos que han resistido el paso del tiempo, que unía Viana con las centrales hidroeléctricas de San Agustín y San Sebastián en los límites con Zamora. Ahora, Endesa, quiere pasar esta herencia al Ayuntamiento de Viana, que aparte de exigir en distintos plenos que se arregle en condiciones, quiere renunciar a esa herencia y que sea la Diputación la que se haga cargo del vial, de forma que todo el tramo entre Viana y el poblado de San Sebastián sea competencia del organismo provincial, como de hecho ya lo es a trozos.

Situación actual.- Los proveedores de la industria cárnica situada en su trazado, -camiones de entrantes de ganado, facultativos y empleados-, o la empresa de autocares cuyos talleres y garajes se encuentran en su recorrido que se desplazan a diario por esta vía han visto como sus vehículos han reventado en más de una ocasión las ruedas de los coches, palieres,, amortiguadores, y todo lo que arrastran estas averías, a las que hay que añadir el peligro que supone para la integridad física de los usuarios.

A los mismos problemas se enfrentan cada día los vecinos, ambulancias, transporte escolar, médicos y visitantes en general. Estos problemas en la carretera están siendo sufridos pacientemente por los usuarios con constantes averías en sus vehículos. Pero lo que temen es que ocurran daños personales irreparables, sobre todo a aquellos que no conozcan el estado actual de la misma. Las constantes denuncias sobre su arreglo y para delimitar las obligaciones y competencias han acabado en una liga a tres bandas: Endesa, Concello y Diputación. Ambas administraciones públicas se resisten a aceptar una herencia en negativo. Y mientras el problema vial es cada día mayor.

Denuncia notarial.- En esta situación, hartos de que la liga no acabe nunca, alguien ha optado por denunciar los hechos por vía notarial, con las responsabilidades que de ello se derivan. Según un documento remitido al Concejal socialista, Jesús Salgado, fechado el 23 de septiembre de 2015, que firma un “Notario del Ilustre Colegio de Galicia” dice que han “ comparecido ante mi instando una ‘acta de presencia’ en la que manifiestan “tienen interés en hacer constar, por medio de acta, el estado actual en que se encuentra la carretera que da acceso a San Agustín”, y que “me requieren a mí, el Notario, para que me persone en la citada carretera, y compruebe su situación actual”.

En el mismo documento se dice que “Yo, el Notario, acepto el requerimiento, que practicaré en el más breve plazo de tiempo que me sea posible mediante diligencia o diligencias a continuación de la presente”.
No apta para el tráfico.- La diligencia a la que se refería el “Acta de presencia” dice en sus conclusiones: “El mismo día del requerimiento me constituyo en el lugar objeto de la presente acta. Procedo al recorrido de la carretera, desde el centro de Viana do Bolo (Plaza do Boteiro) hasta el pueblo de San Agustín.
Observo que la carretera presenta fisuras y baches, algunos de los cuales se encuentra ligera, parcial y rudimentariamente reparados hasta llegar al pueblo de Punxeiro.

Compruebo que la carretera a lo largo de su recorrido, desde su inicio hasta llegar al pueblo de San Agustín, se encuentra en muy mal estado de conservación, presentando grietas, desniveles, grandes baches y hoyos en su pavimento. Compruebo que los problemas del pavimento de la carretera son, incluso, en determinados casos peligrosos, dado los precipicios y desniveles del terreno.

Asimismo, compruebo con mi automóvil que en determinadas zonas el deterioro del pavimentado es tan acusado que hacen que la carretera no resulte apta para el tránsito del vehículo. Y sin más que hacer constar, procedo al cierra de esta diligencia, de cuyo contenido, extendido en el presento folio de papel exclusivo notarial, yo el Notario, doy fe. Signado, firmado y sellado”.

Dado que ese informe notarial no ha surtido efecto, ahora han decidido poner de manifiesto por escrito en la calzada su protesta.