Espacio Verificado

Teléfono: 982546046

Dirección: Avenida Compostela, 1, 27620 Samos, Lugo

El monasterio de Samos se asienta en la misma capital del municipio. El río Sarria, también denominado río Oribio, discurre tocando sus muros. El monasterio ofrece al visitante un bello contraste entre sus rudos y sencillos muros exteriores con los bellos y elegantes claustros en granito. El complejo monástico está realizado a lo largo de distintas épocas, tiene construcciones románicas, góticas, renacentistas y barrocas. Todo el complejo monástico gira entorno a sus dos claustros, el claustro del Padre Feijóo y el claustro de las Nereidas. Cuando nos referimos al monasterio de Samos estamos hablando de un BIC, (Bien de Interés Cultural), de los que lleva más tiempo catalogado en Galicia. Esto indica la importancia que tiene como valor artístico. Hay que destacar la reciente creación del nuevo museo monástico denominado “Samanos”, antiguo nombre con el que se conocía el pueblo de Samos y otra novedad es la recuperación de la botica en la que hay quince siglos de trayectoria de plantas medicinales y medicamentos. El museo consta de siete estancias junto al claustro del Padre Feijoo. El museo está dedicado al origen del monasterio, a la obra de Dios, la evolución del monasterio y la vida en el claustro de los monjes. Muestra obras que van desde los siglos III y IV antes de Cristo hasta nuestros días. Incluso algunas del neolítico. Se pueden ver esculturas, orfebrería, libros, pergaminos, tejidos, piezas de Francisco de Moure, recetas de alquimia, manuscritos del Padre Feijoo entre otras.

 

Fachada de la Iglesia

Debido a su horizontalidad lo que más llama la atención de esta fachada es que da la impresión de estar incompleta al no tener torres ni coronamiento o ático central. Es una fachada de dos cuerpos de estilo barroco del siglo XVIII. Lo cual le imprime personalidad. En el cuerpo inferior de la fachada se encuentra la puerta de entrada centrada entre cuatro columnas dóricas sobre sus pedestales. Sobre la puerta está la figura de San Benito, obra del escultor Ferreiro, en una hornacina de estilo barroco. También cabe resaltar las imponentes pilastras laterares del primer cuerpo, dos a cada lado; entre las pilastras destacar la ventana rectangular de tambanillo curvo con un enmarcado ojo de buey, en su parte superior. En la calle principal del segundo cuerpo situado en el centro encontramos un rosetón flanqueado por dos columnas y simétricamente situadas, dos hornacinas con las imágenes de San Julián y Santa Basilisa. En las calle laterales del segundo cuerpo destacan la balaustrada sobre la cornisa y el campanario de estructura cuadrada y arco de medio punto. Se accede a la puerta por una escalera señorial del siglo XVIII inspirada en la del Obradoiro de Santiago de Compostela.

Claustro del Padre Feijóo

Este claustro se comenzó a construir a finales del siglo XVII y se finalizó en el siglo XVIII, es de estilo clasicista y se encuentra entre los más grandes de España, sus dimensiones son de 54 metros y medio de largo. Lo forman tres pisos, el inferior nos muestra las galerías abiertas al patio con arcos de medio punto donde se apoyan las pilastras dóricas. En el segundo piso se observan ventanas sencillas. En el último piso apreciamos su balaustrada y grupos de vanos de arcos carpaneles sostenidos por columnas de tipo jónico. En el centro del Claustro destaca la imponente escultura realizada al Padre Benito Jerónimo Feijóo por el escultor Francisco Asorey. El material de la escultura es de tres clases de granito de distintos colores y como anécdota señalar que en los días de lluvia el color de la vestimenta del Padre Feijoo resalta especialmente.

Claustro de las Nereidas

También se le conoce como claustro Pequeño. Es un claustro más antiguo que el del Padre Feijóo. Data del siglo XVI; fue realizado por el arquitecto monfortino Pedro Rodríguez y es de estilo gótico tardío. Fue construido sobre las ruinas de un claustro anterior de estilo románico, que resultó destruido por un incendio. La puerta que se halla en el ángulo noreste es la única zona del anterior claustro que resistió los embates del fuego. Las bóvedas son de crucería estrellada con claves decoradas con diversos motivos. El piso tercero se construyó en el siglo XVIII. Los tramos desiguales de la segunda planta están iluminados por montantes ovalados por encima de las ventanas y por encima está la cornisa de la que sale la tercera planta en la que se aprecian ventanales con arco carpanel. En el centro destaca su hermosa y barroca fuente central, llamada de las Nereidas. Es obra del Padre Juan Vázquez. La copa es sostenida por cuatro esculturas que representan a este ser mitológico.

Portada Románica

Situada en el claustro de las Nereidas se encuentra esta portada que es de lo poco que queda de las edificaciones románicas. Es del siglo XII, armónica y sencilla, era una entrada a la iglesia. Dispone de dos arcos de medios puntos concéntricos, sujetos por dos pares de columnas acodilladas que encontramos enmarcando la puerta y el tímpano. El tímpano semicircular está adornado con una cruz procesional de bajo relieve. Escalera neogótica Bella escalera labrada en piedra con antepecho artístico calado inspirada en el gótico que comunica las dos plantas superiores. Se realizó con el fin de sustituir a la antigua que después del incendio de 1951 quedó muy deteriorada. Fue diseñada por D. Juan Monleón, monje de la comunidad. A los pies de la escalera se halla un busto del Padre Rosendo Salvado, obra de Francisco Asorey. Biblioteca Biblioteca que resulta de un gran interés por la cantidad y calidad de las obras que posee, entre las que se encuentran algunas incunables. Durante la desamortización de Mendizábal en 1835 algunas de sus obras fueron trasladadas a Lugo. El incendio de 1951 supuso un gran daño para la biblioteca, pero a pesar de todo dispone de un archivo amplio y de un alto valor cultural. Al tratarse de un lugar de silencio y estudio no es posible visitarla.

Signo y Sacristía

El Signo recibe este nombre de la señal que da el abad a este lugar para entrar comunitariamente en la iglesia. Destaca su bóveda del siglo XVI, su fuente barroca policromada, los frescos del pintor catalán Joan Parés y muebles neoclásicos. La sacristía data del siglo XVIII, es clasicista, de planta octogonal y coronada por una cúpula. Muebles neoclásicos y mesa barroca policromada.

Iglesia monacal

Iglesia de mediados del siglo XVIII; barroca aunque con una notable sobriedad clásica. Hay que resaltar su grandeza y luminosidad. Consta de tres naves; la nave central, que es la de mayor altura y anchura, junto con el crucero da lugar a una planta en forma de cruz latina. El alzado de la nave principal se sustenta por pilastras dóricas. En la unión de los dos brazos se levanta la cúpula gallonada con casetones sobre un tambor, todo ello sustentado por cuatro arcos de medio punto. Se abren unas tribunas con arco de medio punto y barandilla de hierro forjado. El retablo y sus esculturas son maravillosas obras de arte. Cabe resaltar las esculturas de Francisco de Moure: la Inmaculada, San Juan Bautista y la Virgen Dolorosa. De José Ferreiro hay que destacar el retablo mayor con la escultura de San Julián. No podemos olvidar el grandioso órgano de tres fachadas que ofrece un majestuoso sonido.

Pinturas murales

En el primer piso del claustro del Padre Feijóo se pueden apreciar pinturas murales de los pintores Celia Rodríguez Cortés, Joan Parés, José Luis Rodríguez y Enrique Navarro. Emplean técnicas y estilos diferentes. Además de las pinturas murales, en el monasterio hay otras obras de muchos otros artistas. Destaca la Inmaculada Concepción, que supuestamente fue obra del pintor asturiano Juan Carreño de Miranda, o de su entorno. En esta pintura se pueden apreciar todas la características del pintor. Lo que nos queda hoy en día del lienzo es lo que se pudo salvar del incendio de 1951.

Fuente y más info: http://www.concellosamos.es