• Así lo manifiesta Adolfo Canedo
  • El TSJCyL ratifica con un nuevo Bofetón otra sentencia contra las políticas de tierra quemada de Sergio Álvarez y el Tripartito, QUE PAGAREMOS TODOS LOS CACABELENSES

La sentencia dictada en diciembre de 2017 por el Juzgado Contencioso Administrativo nº 3 de León y confirmada por el TSJ la semana pasada, condena al Ayuntamiento de Cacabelos a ejecutar sus propias resoluciones y a pagar todas las costas de un proceso judicial que tuvo que iniciar un vecino de Quilós para defender sus legítimos derechos.

Esta sentencia, como nos tienen acostumbrados fue recurrida por el Alcalde Sergio Álvarez ante el TSJ con el consecuente incremento de los gastos judiciales para los vecinos.

Es otra sentencia, de las muchas ocultas en el cajón de Sergio Álvarez y del Gobierno Municipal del PSOE, IU y ACC (Podemos), contra sus repetidos atropellos a los derechos de los ciudadanos. Oculta por su nocivo interés en señalar que la judicialización de la vida municipal está siempre en el bando contrario, cuando sus nefastas decisiones obligan a los ciudadanos a recurrir a la justicia para hacer valer sus derechos. El reconocimiento de sus atropellos está ahogando las finanzas públicas.
En este caso contra el vertido de escombros de una obra pública municipal del 2005 en una finca privada en el paraje de La Rivela en Quilós. Ante la repetida exigencia del propietario de que se retirasen los escombros, los dos gobiernos municipales posteriores adoptan acuerdos que le reconocen sus derechos a este vecino. Con la llegada al gobierno del Tripartito, el equipo de Sergio Álvarez le niega los derechos reconocidos, obligando al propietario a reclamar sus derechos judicialmente.
Un ejemplo más de la manera de actuar de Sergio Álvarez y del Gobierno Tripartito, tomando permanentemente decisiones contrarias a la ley por la fuerza de sus votos, que empujan a los ciudadanos a reclamar sus derechos judicialmente. Procesos que pagamos todos los habitantes del Municipio, convirtiéndonos en víctimas permanentes de sus caprichos revanchistas.
Claro que, como apuntó en sus últimas declaraciones Sergio Álvarez apropósito de la sentencia judicial por incumplimiento del contrato de alumbrado público con la UTE CUA, cumplirán las sentencias cuando lo diga un juez – ¿OTRO?, ¿CUÁNTOS MÁS? – ¿UN AMIGO?, o la intervención – OCUPADA DESDE HACE MÁS DE 2 AÑOS POR UNA INTERVENTORA INTERINA SIN NOMBRAMIENTO, COMO YA LO HA DICHO LA CONSEJERÍA DE PRESIDENCIA QUE LA NOMBRÓ, EL JUZGADO CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO Y LO RATIFICÓ EL TSJ.
Pero siempre les quedará el Tribunal Supremo, y “si lo que determine éste no les gusta: el Alcalde Sergio Álvarez y sus compinches del Gobierno Tripartito de Cacabelos recurrirán al de ¿Luxemburgo…?” como dijo el portavoz de PSOE en el último Pleno Municipal. Instancia europea que no es competente para los asuntos de Cacabelos, pero que quizás se habilite desde Cacabelos para dar cobertura A SUS FECHORÍAS Y DESVARÍOS, QUE VOLVEREMOS A PAGAR TODOS LOS CACABELENSES.