• Comunicado de ATRIFOGA, Asociación de Trabajadores de Incendios Forestales de Galicia

“El tiempo ayuda al olvido”

  • Tras la oleada de incendios y la tragedia, surgió el espíritu solidario del momento y todos quisieron ayudar…
  • Y como alguien de la Administración manifestó hace poco: “los voluntarios ayudan, pero se necesita personal profesional todo el año”

Desde ATRIFOGA, valoramos y agradecemos el trabajo de todos los voluntarios, pero entendemos que no es su responsabilidad arreglar los problemas que vienen derivados de no tener un equipo profesional contratado todo el año.

Hasta la Xunta reconoció que era necesario ampliar el tiempo de trabajo del personal de 3 meses del SPDCIF, por la situación que se estaba viviendo y que hacía falta prolongar el dispositivo durante más días; sin embargo, nos cesaron el 12 de noviembre.

Ahora dicen que ya llovió, que ya no somos necesarios… La lluvia lo arregló todo, pero las precipitaciones han sido mínimas, el porcentaje de humedad es ínfimo, seguimos con una sequía extrema que hace que la biomasa vegetal pueda arder con suma facilidad y continúan estando prohibidas las quemas… Y nos despertamos con la sorpresa de que estamos en el paro (sin siquiera derecho a subsidio debido a un contrato precario), mientras empresas como SEAGA y TRAGSA están incorporando personal para participar en las labores de recuperación forestal de las zonas arrasadas por los incendios, la entidad privada Natutecnia sigue operando con gran parte de los trabajadores de las bases de helicópteros y algunos Ayuntamientos, mantienen – en sus plantillas – a cuadrillas y conductores.

ATRIFOGA vuelve a denunciar la hipocresía de nuestro contratador (Xunta de Galicia) y esa política forestal encaminada a segmentar el Servicio y a dar beneficio a empresas de gestión privada, dejando en la calle a sus propios trabajadores públicos, que son profesionales competentes, que tienen voluntad de trabajar y que saldrían más baratos y rentables. Además, ATRIFOGA recuerda que sus funciones no son sólo las de la vigilancia y la extinción de incendios, sino las básicas tareas de prevención, regeneración forestal y emergencias rurales. Dirán que no hay dinero ni presupuestos, que no somos necesarios, que no hay riesgo de incendio, que las condiciones climáticas son distintas (todo ello verdades a medias), pero no podrán justificar que falta personal para recuperar nuestros montes cuando lo están contratando de manera externa y privada.

Somos los 436 trabajadores profesionales que el Presidente de la Xunta, Sr. Feijóo y la Conselleira del Medio Rural, Sra. Vázquez, elogian ante las cámaras y de los que, rápidamente, se olvidan cuando éstas están apagadas.