• El Servicio de Guardacostas detectó en julio un 76% más de infracciones en las playas gallegas tras el refuerzo de las inspecciones
    • La conselleira del Mar visitó el puesto de la campaña de sensibilización No seas pirata! A La playa se viene a disfrutar, no a saquear en la playa Grande de Miño
  • El ente dependiente de la Consellería del Mar realizó el mes pasado cerca de 150 controles en los arenales de la comunidad, en los que registró 67 infracciones
  • La titular de Mar destaca que el Ejecutivo gallego sigue trabajando para frenar las actividades irregulares que atentan contra el trabajo del sector marisquero, tanto el furtivismo ‘profesional’ como ‘el de bañador’
  • Las acciones de la Xunta para concienciar a los turistas de que no extraigan marisco de las playas para no perjudicar el trabajo de los mariscadores sigue todo este mes por distintos arenales de la comunidad

 

El Servicio de Guardacostas de Galicia realizó el mes pasado casi 150 inspecciones de lucha contra el furtivismo en las playas gallegas y detectó un total de 67 infracciones. Estos datos suponen un incremento en los dos casos de alrededor del 75% respecto a julio del año pasado y son fruto del reforzamiento de los controles por parte del Ejecutivo gallego para atajar tanto el furtivismo considerado profesional como el conocido como de bañador, realizado por bañistas y turistas. Así lo destacó hoy la conselleira del Mar, Rosa Quintana, durante su visita al puesto de la campaña de sensibilización a la ciudadanía No seas pirata! A La playa se viene a disfrutar, no a saquear, en la playa Grande de Miño.

La titular de Mar destacó que la actividad habitual de los guardacostas para frenar la actividad irregular en las costas gallegas debe complementarse en verano con inspecciones en los arenales para evitar que los bañistas perjudiquen el trabajo de los mariscadores y lastren sus ingresos. Estas acciones en las playas, recordó, se acompañan con iniciativas como la campaña de sensibilización de los ciudadanos para hacerles comprender todo el trabajo que implica el marisqueo -desde la siembra del marisco hasta la limpieza de las playas- y el daño que causa a los profesionales del sector su extracción de manera ilegal.

Por eso, el Ejecutivo gallego reforzó este año las actividades de la campaña No seas pirata! con el objetivo de llevarla hasta 45 arenales y 35 ayuntamientos, frente a las 35 playas y 21 ayuntamientos visitados el año pasado. Estas acciones comenzaron a mediados de julio y se desarrollan hasta que finalice el mes recorriendo distintas localidades de las tres provincias costeras gallegas.

“El objetivo es concienciar a los turistas para que conozcan el trabajo de los mariscadores, sean responsables y no extraigan marisco”, destacó Rosa Quintana, que recordó que este es un problema socioeconómico, medioambiental y de salud, puesto que el consumo de marisco extraído y comercializado de manera ilegal supone un riesgo para el consumidor al no haber pasado ningún tipo de control que lo avale.

La campaña No seas pirata! A La playa se viene a disfrutar, no saquear se añade a otras acciones de sensibilización de la Consellería del Mar como el proyecto piloto desarrollado en el 2016 de entrega de 5.000 pai pais en diversas cofradías de la provincia de Pontevedra con mensajes de concienciación. Otra es la aplicación móvil No piques, no peques, que lleva alrededor de 12.000 descargas en las distintas plataformas móvil y que contiene información sobre la época óptima de consumo de los productos del mar.

La campaña de sensibilización

Las acciones que incluye esta iniciativa consisten en una dinámica de juego educativo que pretende mostrar el trabajo que hay alrededor del marisqueo y de los profesionales de esta actividad. En ellas se explican aspectos sobre las especies autóctonas de marisco, la importancia de respetar el trabajo de los profesionales del marisqueo y la dureza de esta labor. También se exponen diferentes actuaciones que realizan las mariscadoras y los mariscadores como las siembras y la limpieza y cuestiones relativas a las tallas mínimas. La gastronomía, la seguridad alimentaria y la rastreabilidad también se abordan de manera amena y práctica en el marco de esta campaña.