• Xunta y diputaciones se dan un mes de plazo para analizar la viabilidad de un cambio de sistema de los consorcios de bomberos
  • El vicepresidente de la Xunta considera fundamental la salvaguarda de los trabajadores y que la modificación sea viable jurídicamente
  • Gobierno gallego y entes provinciales consideran que el sistema funciona bien, aunque creen que se puede aún avanzar y completar el mapa de emergencias
El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, mantuvo ayer un encuentro con los presidentes de las cuatro Diputaciones Provinciales  Autor: Conchi Paz

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, mantuvo ayer un encuentro con los presidentes de las cuatro Diputaciones Provinciales
Autor: Conchi Paz

 

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, mantuvo ayer un encuentro con los presidentes de las cuatro Diputaciones Provinciales – Valentín González de A Coruña, Darío Campos de Lugo, José Manuel Baltar de Ourense y Carmela Silva de Pontevedra-, en la que abordaron la situación de los consorcios provinciales de bomberos y establecieron un plazo de un mes para analizar la viabilidad de un cambio de sistema en la prestación del servicio.

En su comparecencia antes los medios, el también conselleiro de Presidencia destacó que la Xunta está dispuesta a estudiar la posibilidad de pasar de indirecta la directa la gestión de los parques comarcales de bomberos y recordó que esta cuestión ya se había planteado en otras ocasiones con anterioridad, concluyéndose entonces que no era una opción viable y que el sistema actual era el más apropiado.

En todo caso, Rueda mostró su disposición a explorar esta posibilidad y avanzó que Xunta y Diputaciones se dan un mes de plazo para analizar su viabilidad. En concreto, el vicepresidente quiso hacer hincapié en que lo fundamental para el Gobierno gallego es que este cambio de gestión sea viable jurídicamente, que no suponga un mayor coste a las arcas públicas y que no represente perjuicios para los trabajadores.

“No es una cuestión de ideologías”, enfatizó Rueda, que destacó que el sistema actual es un ejemplo de coordinación entre Administraciones y que por ellas han pasado en estos años responsables de distintas formaciones -tanto en las distintas Diputaciones como a nivel autonómico- y el modelo se mantuvo invariable.

Salvaguarda de los trabajadores
En esa línea, el vicepresidente se mostró muy satisfecho con la labor que llevan a cabo los bomberos comarcales gallegos y con su profesionalidad e incidió en la necesidad de que se salvaguarde su empleo, ya que el paso de un sistema de gestión indirecta a un sistema directo conllevaría previsiblemente la apertura de un proceso de selección en el que puede no estar garantizada la permanencia en sus puestos de la totalidad del personal que actualmente presta sus servicios.

Precisamente, en este mes de plazo una de las labores que se llevará a cabo desde Xunta y Diputaciones es recabar informes para conocer en que situación quedarían los bomberos en caso de que el servicio pase a gestionarse directamente por las administraciones.

Avances en el modelo
Tanto Xunta como Diputaciones coincidieron en que el actual servicio de extinción de incendios y salvamento funcionó bien y fue muy positivo, aunque también consideraron que aún se puede seguir avanzando. Así, una vez se decida si se mantiene el actual sistema o se cambia, Xunta y Diputaciones abordarán nuevos avances en el modelo para completar el mapa de emergencias y dotar de recursos que permitan completar de manera satisfactoria el servicio en la totalidad de nuestra Comunidad.

Actualmente, hay en Galicia 24 parques comarcales de bomberos -a los que se sumará este año un más en O Carballiño-, esparcidos por toda Galicia y organizados en torno a consorcios provinciales, en los que participan la Xunta y las distintas Diputaciones. En el campo de las emergencias, Administración autonómica, entes provincias y también los ayuntamientos colaboran asimismo en el mantenimiento de los Grupos de Emergencia Supramunicipal, que recién vienen de ser renovados por otros tres años.