• El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente invertirá 500.000€ en actuaciones de emergencia en la provincia de Ourense
  • Estos trabajos, que comenzarán durante la primera semana de mayo, consisten en la eliminación de tapones, acarreos y restos vegetales y en la restauración de las márgenes más debilitadas por las crecidas
  • Se trabajará en los tramos más afectados de los ríos Miño, Arnoia, Avia, Arenteiro, Sil y Limia y sus afluentes

IMG_9639

 

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente invertirá más de 485.000 euros, en obras de emergencia, a acometer de forma inmediata, para la reparación de los daños provocados por los temporales de los meses de enero y febrero de 2016 en el Dominio Público Hidráulico (DPH) de la provincia de Ourense.

Estas actuaciones fueron anunciadas ayer por el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva,  acompañado por el presidente de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, Francisco Marín, y por el subdelegado del Gobierno en Ourense, Roberto Castro.

Actuaciones

Debido a las rachas de viento, superiores a los 100km/h, y las intensas lluvias de los meses de enero y febrero, se produjeron daños en el cauce y márgenes de varios ríos de la provincia de Ourense, así como el taponamiento de infraestructuras de paso, por la caída y debilitación de un importante número de árboles y gran cantidad de acarreos de restos vegetales y troncos.

Para comprobar la magnitud de problema la CHMS realizó una valoración cualitativa inicial, si bien, hasta la bajada del nivel de las aguas no pudo efectuarse la valoración cuantitativa definitiva, qué facilitó la toma de decisión  acerca de la necesidad actuar, de forma inmediata, en las zonas afectadas para evitar que los daños causados puedan agravarse con futuras inundaciones y avenidas.

Por ello, se han programado actuaciones de eliminación de tapones de restos vegetales, restauración de márgenes erosionadas y defensa de las mismas, desbroces, retirada de acarreos, sedimentos y residuos, todo ello con el objetivo de restituir, lo antes posible, la capacidad de desagüe de los cauces afectados.

Los trabajos se prolongarán durante 5 meses y comenzarán la primera semana de mayo en los tramos más afectados de los ríos Miño, Arnoia, Avia, Arenteiro, Sil y Limia y sus afluentes, y serán ejecutados por cinco brigadas compuestas por cinco operarios cada una.