Aunque parece el argumento de una thriller de terror, el hecho es verídico y ha ocurrido en Argelia.

Los hechos ocurrieron en el sur de Francia a finales del mes pasado, donde una mujer de origen argelino de 80 años de edad  se entregó con la ropa ensangretada confesando haber matado a su marido. asesinato de su marido. La policía que acudió al lugar del crimen se sorprendió cuando comprobó que la mujer había descuartizado al marido y lo había cocinado. No se ha llegado a confirmar si la mujer llegó o no a comerse al marido ya que, desde que fue detenida, esta mujer ha guardado silencio. Lo que si ha trascendido es que las partes del cuerpo cocinadas habían sido el corazón, los genitales y la nariz.

El abogado de la procesada afirmaba que su “defendida había sufrido un ataque fuerte de locura” y que ahora quedaba que los expertos explicaran a que podía haberse dado este suceso de locura.