Foto: CPDH/THE GUARDIAN

Foto: CPDH/THE GUARDIAN

El Ejército israelí ha empleado bombas de fragmentación con dardos de acero contra civiles palestinos durante su ofensiva contra la Franja de Gaza, según ha denunciado el Centro Palestino para los Derechos Humanos (CPDH).

Estos proyectiles, lanzados desde carros de combate, se abren en pleno vuelo para esparcir pequeños dardos de acero de unos 3,7 centímetros de longitud que con la caída alcanzan velocidades similares a las de una bala. Estos dardos o “flechettes” son capaces de perforar incluso un casco y matar a una persona. La trayectoria de dispersión abarca un arco cónico de unos 300 metros de largo y 90 metros de ancho, por lo que su impacto es indiscriminado.

En concreto, el CPDH ha informado de que se dispararon seis proyectiles de dardos de acero contra la localidad de Juzaa, al este de Jan Yunís, el pasado 17 de julio. Una mujer de 37 años, Nahla Jalil Najjar, sufrió heridas en el pecho por el impacto de estos proyectiles.