• Es una normativa innovadora que distinguirá entre las aguas destinadas a fines terapéuticos y lúdicos

Ourense, en Fitur

 

Es una El Consello de la Xunta de Galicia aprobó recientemente el inicio de la tramitación del Proyecto de ley de aprovechamiento lúdico de las aguas termales de Galicia que además de acercar beneficios para la salud, es una normativa innovadora, ya que será la primera en España en la materia.

Con esta nueva ley se completará la regulación en Galicia del uso de las aguas termales –que actualmente se limita a su aprovechamiento para una finalidad terapéutica– y se establecerá una frontera clara entre las aguas termales destinadas a fines terapéuticos y preventivos –reguladas por la Ley 5/1995 y que se realizará en exclusiva a través de establecimientos balnearios–, y las destinadas a fines lúdicos y que ofrecen efectos beneficiosos para la salud, reguladas a través de esta nueva ley, que podrán ofrecerse a través de espacios termales y piscinas termales de uso lúdico. Estas últimas serán aquellos espacios que están formados por un vaso o conjunto de vasos cuya agua fuese declarada termal.

El objetivo de la nueva normativa es velar por la salubridad e higiene de los aprovechamientos lúdicos de las aguas termales que aportan beneficios saludables, garantizando la sostenibilidad ambiental para evitar su degradación y reducción, así como proteger su integridad como recurso natural, patrimonial, cultural, industrial, turístico y lúdico.

Además, al regular su aprovechamiento lúdico, se promoverá el desarrollo económico y social de las localidades donde se encuentren estas aguas termales al garantizar, con su declaración, que cumplen con los requisitos requeridos, especialmente de salubridad e higiene.

 La ley, en definitiva, contribuirá a impulsar la industria turística y al desarrollo local y regional mediante la generación de inversión y empleo.

Además de las aguas termales de aprovechamiento lúdico con usos beneficiosos para la salud, cabe recordar que Galicia cuenta con 300 captaciones de aguas mineromedicinales, 21 balnearios y 5 talasos que disponen de 3000 plazas hoteleras. De hecho, Galicia es la primera potencia termal de España y la segunda de Europa.

 Esta nueva ley, que será compatible con la que regula los balnearios y las aguas con fines terapéuticos, confirma el compromiso del Gobierno gallego por impulsar este sector, complementando planes en marcha como “Ourense, provincia termal” o el Plan de turismo de salud y termal de Galicia.

demás, la Xunta también está promoviendo el primer “ecobarrio” gallego en la ciudad de Ourense, un proyecto en el cual se aprovecharán las oportunidades de las aguas termales para impulsar la eficiencia energética a través de la geotermia y la biomasa.

 La ley configurará un nuevo mapa termal en Galicia ya que, según donde estén localizadas las aguas termales de uso lúdico, si son en terrenos públicos o privados, se concederá una concesión administrativa por 30 años prorrogable hasta un máximo de 75, o una autorización por el período previsto en el proyecto, revisable, como máximo, cada 10 años, respectivamente. El proyecto también recoge el régimen de derechos y deberes de los titulares, así como el régimen de inspección y sanciones.

En cuanto a los aprovechamientos lúdicos que existen en la actualidad, está previsto que cuenten con un plazo de un año para su regularización.

La normativa, que comienza su tramitación, estará abierta al diálogo para su mejora y adaptación, tanto a las necesidades del sector como desde el punto de vista de la protección de este recurso natural, como ya hizo el Gobierno gallego durante la elaboración de su anteproyecto, en que contó con la participación de los principales agentes, sectores y colectivos interesados.