• Galicia despide un mes de marzo cálido, con temperaturas medias 0,44 grados por encima de los valores habituales para la serie histórica
  • El informe climatológico elaborado por Meteogalicia subraya las frecuentes situaciones anticiclónicas que se vivieron en el conjunto de la comunidad en las últimas tres semanas, con temperaturas diurnas elevadas pero también mínimas bajas
  • En cuanto a las precipitaciones, fue un mes normal aunque llovió un 12% menos de lo habitual y concentrado solamente en tres jornadas a comienzos de marzo

 

El mes de marzo que acaba de finalizar se caracterizó en Galicia por ser un período cálido pero normal en cuanto a las lluvias registradas. Esta es la principal conclusión del informe climatológico elaborado por Meteogalicia, en el que se comparan los registros de temperatura y lluvia del mes pasado con el período histórico de referencia 1961-2019.

Así, marzo se caracterizó por presentar unas temperaturas más elevadas de lo habitual en el conjunto de la comunidad, con una anomalía de 0,44 grados con respecto a los valores medios históricos. En todo caso, no hay que remontarse muy lejos para encontrar un precedente más cálido ya que en marzo de 2017 los termómetros registraron un valor medio 0,62 grados por encima de lo normal.

La explicación a estos datos hay que buscarla en las sucesivas situaciones anticiclónicas que vivió la comunidad en las últimas tres semanas, con máximas muy elevadas durante el día (y una anomalía media de 1,41 grados) y temperaturas mínimas bajas que se registraban especialmente en la franja nocturna (0,53 grados por debajo del normal). De hecho, uno de los aspectos que se resaltan en el informe de Meteogalicia es la gran oscilación térmica entre los valores máximos y mínimos registrados durante la segunda quincena del mes.

La situación de calor fue generalizada en toda Galicia aunque destacan situaciones como la de la comarca del Ribeiro, donde se registraron las temperaturas máximas más elevadas de la comunidad, con un valor medio próximo a los 21 grados; o en el extremo contrario la de Manzaneda y Pena Trevinca, con una temperatura máxima promedio de 7 grados.

Por lo que respecta a las precipitaciones, la situación fue bastante acorde a lo esperado. Así, según la caracterización que se recoge en el informe, marzo fue un mes normal desde este punto de vista aunque con la particularidad de que el número de días de lluvia sí estuvo por debajo de lo normal. Así, los datos de Meteogalicia apuntan a que se recogió un 12% menos de agua de lo habitual atendiendo al período histórico de referencia y el grueso de las lluvias se concentraron en tan solo tres jornadas de comienzos de marzo.

La calidez del pasado mes de marzo y la situación de normalidad en cuanto a las precipitaciones contrasta con los datos registrados en esta misma época el año pasado. De hecho, marzo de 2018 se caracterizó por ser el más frío de la serie histórica desde el punto de vista de las temperaturas máximas (con una anomalía 1,41 superior a la media) y el segundo más húmedo (ya que llovió casi tres veces más de lo esperado según los valores históricos).