ObamaAviones de combate estadounidenses han comenzado este viernes a bombardear las posiciones del Estado Islámico en Erbil (norte de Irak) siguiendo la orden de ataque dada ayer por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

La operación comenzó a las 12.45 –hora peninsular española– cuando aviones F/A-18 lanzaron a las bombas de 220 kilos guiadas por láser contra una posición de artillería usada por el Estado Islámico contra las fuerzas kurdas que defendían la ciudad, según ha informado el portavoz del Pentágono, almirante John Kirby.

“La decisión de atacar fue tomada por el mando central del Ejército bajo la autorización concedida por el comandante en jefe (y presidente de EEUU), Barack Obama”, ha declarado Kirby.