• Galicia vivió un febrero seco y muy cálido, que registró las temperaturas medias más altas de todo el período de referencia
  • El avance del informe climatológico de Meteogalicia indica que fue un mes marcado por la frecuencia de las situaciones anticiclónicas y con menos lluvias del habitual
  • Teniendo en cuenta los registros de las estaciones meteorológicas más representativas, la comunidad vivió el febrero más caluroso desde 1961, al situarse los termómetros 2,71 grados por encima del esperado para esta época del año

 

Galicia acaba de despedir el febrero más caluroso de las últimas décadas. Esta es una de las principales conclusiones del avance del informe climatológico de Meteogalicia, que concluye que, en general, fue un mes seco y muy cálido en el conjunto de la comunidad se lo comparamos con el período histórico que se utiliza como referencia.

La frecuencia de las situaciones anticiclónicas fue la tónica general durante todo el período, lo que impidió la entrada de las bajas presiones atlánticas y explica los elevados registros de las temperaturas, más elevadas que el promedio climático propio de febrero. Esta anomalía se detectó tanto en las máximas cómo en las mínimas, muy cálidas en ambos casos y que, de hecho, no bajaron de los 0 grados en ningún punto de la comunidad.

En general y teniendo en cuenta los registros de las estaciones meteorológicas más representativas, la temperatura media en Galicia se situó 2,71 grados por encima del valor esperado para esta época. Esta anomalía positiva es histórica ya que, según se recoge en el informe mensual, no existe ningún precedente que supere este dato desde 1961, siendo el que más se le aproxima el valor de 1990, en el que la temperatura media fue 2,69 grados superior a la habitual.

En cuanto al comportamiento por comarcas, los termómetros se situaron por arriba del promedio histórico en toda la comunidad, consiguiéndose los valores más elevados en la provincia de Lugo, sobre todo en el este, donde muchas localidades consiguieron anomalías que superaron los 4 grados. En el extremo contrario, la provincia de A Coruña registró las anomalías más bajas pero, aun así, también superó en 1,5 grados los valores esperados para un mes de febrero.

Dos años seguidos con escasez de lluvias

El mes también se caracterizó desde el punto de vista de las precipitaciones por ser más seco del normal. En este sentido, los registros de las principales estaciones apuntan la que llovió un 50% menos del normal en el conjunto de la comunidad, un valor muy próximo al del año pasado y que contrasta claramente con el comportamiento de los febreros precedentes hasta 2012, que estuvieron todos por encima de las precipitaciones medias.

Por zonas y a pesar de que febrero se caracterizó en el conjunto de la comunidad por la escasez de lluvias, los valores más altos se consiguieron mayoritariamente en las zonas altas del oeste de Galicia, llegándose a superar los 200 litros por metro cuadrado. Por el contrario, los registros más modestos se dieron en Ourense, concretamente en la comarca de Verín, con apenas 10 litros por metro cuadrado.

Asimismo y aunque el mes comenzó bajo la influencia de una borrasca, la lluvia se concentró en muy pocos días lo que explica que, en general, había llovido muy por debajo del que se esperaba. Solo en alguna jornada puntual, especialmente en la última de febrero coincidiendo con la entrada de la borrasca Jorge, un frente activo y aislado dejó lluvias generalizadas en el conjunto de la comunidad.