El fiscal pide inhabilitar 10 años a Baltar y el PSOE que pague 697.000 euros y lamenta que se quiera ‘cazar a esta pieza’

«A mí me visitaron para pedir que me hiciera cargo» de la culpa, cuando se supo que habría juicio oral, «porque sino les caería el pelo a ellos», ha confesado Baltar Pumar a la jueza, y ha arremetido sobre todo contra el responsable de Recursos Humanos, del que ha comentado que, «haciendo caso omiso de sus obligaciones», nunca le dijo a él que la convocatoria debía ser pública.

Baltar Pumar ha agradecido a la magistrada el trato recibido y le ha hecho ver que «ese miedo que tenemos al banquillo, sabiendo que hay personas que se comportan con toda corrección, con toda educación, amables», pues «eso facilita un poco la labor» y el trago.

Una vez en el exterior, Baltar Pumar, tras desear en la sala buenas vacaciones a quienes puedan disfrutarlas, ha contestado a los informadores que las palabras que pronunció al final de la sesión de este viernes fueron «una reacción normal después de estar aguantando» porque uno también se tiene que defender «un poquito».

Ha declarado estar muy satisfecho con la defensa ejercida por su abogado y ha reiterado que quisieron cargar sobre su persona todo «el mochuelo».

«La sentencia cuando salga, sale. Tengo plena conciencia de que no cometí ninguna ilegalidad. ¿Que me condenan? Pues lo siento mucho» porque la sentencia sería injusta si es condenatoria, y «¿quién está contento con una condena? Yo no, desde luego».

Ha resaltado que no se sintió traicionado pero que sí ha visto que con obligación de decir la verdad, se ha mentido, y por ello ha «alucinado».

De baja en el PP, preguntado por si ha sentido el apoyo de su partido durante tantos años, ha puntualizado que no volvió a tener contacto con nadie, «y no necesito de nadie que me dé apoyo ni de nada. El partido no intervino, ni hizo, ni ayudó, ni deja de ayudar».

Ha apostillado, así, que de las cuestiones que le afectan él es el responsable, aunque nunca será el culpable de lo que no hace, como en este caso, prevaricar.

Baltar Pumar se enfrenta a la acusación de presunta comisión de un delito de prevaricación administrativa continuada por 104 altas laborales registradas en 2010, al no haber sido publicitadas estas vacantes.

El veterano político José Luis Baltar Pumar, quien pidió su baja temporal en el PP, presidió la Diputación de Ourense durante 22 años, de 1990 hasta 2012. Dimitió en febrero de ese año, y en la actualidad está al frente de la institución provincial su hijo, Manuel Baltar, que en enero de 2010 se hizo también con la presidencia del partido en Ourense.

Baltar Pumar ha sido también citado para prestar declaración como imputado por la hipotética práctica de un delito de cohecho ante la jueza instructora de la Operación Pokemon, Pilar de Lara, para el próximo lunes, día 7 de julio.

Fuente EFE