• El Barco cerró otra campaña en Tercera División con el objetivo cumplido que no era otro que el lograr la salvación

Jugadores y afición en comunión tras el partido ante el Compostela

 

Aunque con algo más de sufrimiento del esperado aunque al final la salvación del Boiro en Segunda B allanó mucho el camino de los barquenses en una temporada donde las lesiones, por desgracia, estuvieron a la orden del día desde el primer hasta el último encuentro donde el Barco viajó a Redondela con 14 jugadores, eso sí, con la salvación bien amarrada.

Imagen del primer encuentro de la temporada ante el Cerceda

 

Momentos que no se olvidarán esta campaña en la parroquia de Calabagueiros están la victoria en Santiago ante el Compostela por 2-3, el empate ante el propio Compostela en Calabagueiros donde el Compos tuvo un libre indirecto dentro del área en el 95’. La escandalosa goleada al Castro (7-0) o la victoria en Vilalba (0-1) con gol de David Álvarez en el 93’.

Imagen del minuto 95 ante el Compostela

 

Pese a la posición en liga al final de campaña 13ª plaza con 49 puntos comentar que el nivel de la plantilla era superior al de la anterior campaña, lo que demuestra la igualdad del grupo I de Tercera División donde todos los equipos eran rivales muy fuertes.

Partido ante el Fabril donde este año no hubo suerte ante el cuadro coruñés

 

Uno de los momentos más críticos fue al principio de campaña debido a dos motivos, el primero la marcha del capitán y buque insignia Macía por motivos personales y ajenos al club y una plaga de lesiones que obligaba a Javi Rey a tener que viajar en algún encuentro con 15 o 16 jugadores, semanas donde al técnico ourensano le costaba hacer las convocatorias debido a la mala fortuna. Pese a eso, fue un gran momento de resultados donde el Barco llegó a colocarse 3º en la tabla.

Primer partido en casa ante el Negreira

 

El tramo final de liga del Barco fue bastante irregular aunque en los partidos clave supo ponerse el mono de trabajo para sacar los puntos necesarios, así también muchas veces el juego desplegado sobre el terreno de juego no se vio recompensado con goles. El olfato goleador fue algo que faltó, y bastante, este año en el Barco, un Barco que creó cientos de jugadas y apenas culminó 50.

Encuentro ante el Bergantiños

 

Javi Recamán, quien terminó como capitán del equipo, anunció su retirada del fútbol a final de temporada.

En la base, los juveniles bordaron la perfección en una temporada donde sólo perdieron un encuentro, empataron otro y el resto fueron todo victorias.

Eso significó el ascenso a Liga Galega de forma directa y la consecución de la Copa Deputación al vencer en la final al Velle por 2 a 0.

Celebración del ascenso de los juveniles del Barco

 

Los cadetes no lograron llegar a esa final al caer en el último partido de la fase de grupos por 3-4 ante el Monforte. En la fase de ascenso siguen inmersos camino de lo que puede ser un doblete de ascensos.

Los infantiles por su parte no lograron resultados pero sí desplegar un gran juego en una temporada donde había muchas piezas nuevas por encajar debido a las nuevas caras en el equipo, pese a eso, salieron a competir y a darlo todo en cada partido. Recordar que son el equipo más pequeño de la base del CD Barco y mínimo a algunos les quedan 6 años en la base del equipo.