Praza do concello

 

El Ayuntamiento recuerda al PP que los solares del antiguo Matadero fueron cedidos al IGVS para la construcción de viviendas sociale.

Para ello ha emitido comunicado dejando claro cuáles han sido las acciones hasta la fecha.

La Comisión de Personal y Seguridade  celebrada esta mañana en el Ayuntamiento de O Barco estudió una pregunta del grupo popular sobre la situación de la nave del antiguo Matadero.

Aunque el PP no presentó propuesta concreta alguna sobre este edificio, el alcalde recordó a los representantes del grupo popular la situación de los solares. El edificio se ubica en unos terrenos que fueron cedidos en 2010 al Instituto Galego de Vivenda e Solo para la construcción de viviendas sociales.

La cesión de los terrenos cuenta con todos los informes preceptivos (del arquitecto, en octubre de 2008 y 2009, de Secretaría, de 2009, y de Intervención, de 2009), fue estudiada y aprobada en la Comisión de Contas de 2 marzo de 2009, y aprobada en el pleno de la Corporación que tenía lugar el día 5 de marzo del mismo año.

El 23 de Febrero de 2010, el Instituto Galego da Vivenda e Solo (organismo que previamente había solicitado por escrito al Concello la cesión de terrenos para construir viviendas sociales en la localidad), remitió escrito de resolución del Director Xeral por el que se “acepta la cesión… co obxecto de destinala á construcción de vivendas protexidas de promoción pública”. Entre marzo de 2009 y febrero de 2010 se realizaron una serie de gestiones para confirmar la idoneidad de los terrenos para el fin marcado, así como la incorporación de diferente documentación requerida al efecto por el IGVS.

En la resolución mencionada, se indica textualmente que el solar, “situado na rúa Virxe da Barxa destinarase a vivendas protexidas de promoción pública, coa condición de que o Concello asuma o compromiso de recibir a urbanización ao tempo da recepción da obra”. Según las condiciones generales de este tipo de cesiones, el IGVS se encarga de la urbanización, y el Concello, por su cesión gratuita, podría recibir “o 5% das viviendas ou da superficie útil edificable se o solo cedido estives e sin urbanizar”, o el 10% si estuviera ya urbanizado.

Se trata en todo caso de una situación de sobra conocida por los concejales de la oposición y por su portavoz, que ya formaba parte de esta Corporación cuando se adoptaron los acuerdos de cesión al IGVS.

Dicho esto, los vehículos que se depositan en la nave de forma puntual porque son retirados por la grúa por infringir normas de tráfico se ubican en una zona donde no existe riesgo de daños para estos bienes.

En cuanto al resto de coches, los retirados porque se trata de vehículos abandonados, se ubican en el exterior de la nave. Las zonas donde se acopian los materiales para el Servicio de Obras, utilizadas por los trabajadores municipales, estos, en todos los casos, observan las oportunas medidas de seguridad cuando realizan su trabajo.

Lo que no resultaría razonable, ni responsable, sería que el Ayuntamiento dejara de utilizar unas naves que sirven perfectamente para su función actual, y que destinara recursos propios –de todos los vecinos- para reparar un edificio que, cuando el IGVS quisiera utilizarlo para construir las viviendas sociales previstas, tuviera que ser derribado.