Montaña de basura en Lugo

Conflicto de las basuras en Lugo.

El Ayuntamiento de Lugo no intervendrá el servicio de limpieza y recogida de basura, cuyos trabajadores están en huelga desde hace 35 días, porque la empresa concesionaria, Urbaser, ha restablecido los servicios mínimos que “no se estaban cumpliendo en días pasados” y la situación “ha mejorado”.

En rueda de prensa, el alcalde ha reconocido que es triste que una amenaza pueda surtir más efecto que el diálogo, pero ha explicado que es cierto que el ultimátum de 48 horas provocó el efecto deseado y, al menos “a día de hoy”, el gobierno local opina que “esa intervención no es necesaria”, después de que Urbaser levantase durante el fin de semana un total de 211 toneladas de basura.

No obstante, a pesar del llamamiento realizado por el gobierno local para que ambas partes se sienten a negociar, las posturas de patronal y trabajadores continúan distantes, porque los sindicatos consideran que se está vulnerando su derecho a la huelga y Urbaser denuncia los continuos “sabotajes”, “actos vandálicos” e “incumplimiento de los servicios mínimos” por parte de sus trabajadores en Lugo.

El secretario del comité de empresa, Julio Pacio, ha vuelto a quejarse de la “prepotencia” de la empresa, porque “está pisoteando literalmente la ley” al desplazar a Lugo a personal de otros lugares para limpiar las calles de la ciudad, operarios que son “escoltados por la Policía Local” para evitar cualquier tipo de incidente.

Según Julio Pacio, durante el fin de semana estuvieron trabajando en las calles de Lugo entre veinte y treinta operarios procedentes de otros lugares e incluso mandos intermedios de la empresa, que fueron “perfectamente identificados” por la Inspección de Trabajo.

Por su parte, la empresa Urbaser ha informado de que un notario ha estado levantando acta durante las semanas de huelga para acreditar que los trabajadores de la plantilla se “están negando a cumplir los servicios mínimos” y bloquean las instalaciones de la propia empresa, hasta el punto de que la notificación de pago de la extraordinaria de julio se realizó fuera del recinto.

Además, la concesionaria asegura que el viernes se puso en contacto con los representantes de los trabajadores para retomar las negociaciones, pero la parte social no hizo nada para reanudar las conversaciones.

La empresa ha manifestado que no está dispuesta a retirar el “cien por cien de los expedientes disciplinarios” abiertos a los trabajadores por esta huelga, una condición que exige la parte social, porque son parte de la defensa que tendrá que desplegar la concesionaria cuando empiecen los procesos judiciales por las consecuencias de este paro.

Según la patronal, el acuerdo en esas condiciones no es posible, porque la parte social pretende que Urbaser claudique en todo.

Una vez más, López Orozco ha instado a ambas partes, patronal y trabajadores, a sentarse a negociar una solución para este conflicto.

En ese sentido, se preguntaba “qué está pasando en Lugo” para que “una empresa y unos trabajadores” que ya habían llegado a acuerdos en conflictos previos no sean ahora capaces ahora de negociar una solución.

“Si se han sentado en otros lugares, cómo no van a poder sentarse en Lugo”, ha insistido.

Entretanto, el servicio de Control de Riesgos Ambientales de la Xunta de Galicia ha vuelto a decretar hoy otros 45 puntos de alerta sanitaria en la ciudad y la policía ha iniciado varios expedientes por el volcado de decenas de papeleras en las principales calles de Lugo, una acción que ha incrementado todavía más la sensación de suciedad.

EFE