IMG_9566

 

Esta mañana junto a la presentación del plan para encauzar el Río Mariñán, Alfredo García también comunicó que en las talas de la Praia do Ouro ellos saben que tienen permiso de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, que es quién da los permisos, pero desconocen si lo tienen en las nuevas cortas aunque estas son en terreno privado por lo cual si se tienen las autorizaciones pertinentes se pueden cortar y, volviendo a la tala de Praia do Ouro, argumentó que la antigua ley dictaba que en la tala de las masas arbóreas (Número indeterminado de árboles) se necesitaba el permiso municipal, pero ahora la modificación de la ley les da dos opciones: Comprobar que tienen todos los permisos, y ellos ahí si los tienen no tienen nada que objetar, y pedir que les marquen un plano con el itinerario por donde van a sacar la madera para pedir un aval de los daños en los caminos públicos si fuera necesario.

Por eso hoy mismo se pararán las talas para que presente la declaración previa y también exigir que se limpie todo y el camino responda a su estado natural.

También recalcó que muchos de esos árboles hay que talarlos porque con el paso del tiempo pueden causar problemas, pero lo que no se puede hacer en las talas es destrozas caminos públicos y puso como ejemplo las talas de las islas del Sil donde la limpieza en las islas benefició el paso del agua en las crecidas del Sil.