• Consideran que los actuales reducen el rendimiento escolar del alumnado y no permiten la conciliación familiar y laboral

CEIP Plurilingüe Calvo Sotelo de O Carballiño

 

Comisiones Obreras Ensino ha detectado en los últimos años que la Consellería de Cultura y Educación está poniendo múltiples trabas a los centros que solicitan jornada única o modificación de horario con el pretexto de que es imposible cuadrar los horarios de los centros con el transporte escolar.   Estos cambios de jornada escolar permiten a las familias una mejor conciliación familiar y laboral adelantando la hora de entrada, lo que evita que haya alumnos y alumnas que entren las 10,00 horas (imposibilidad de los padres de llevar los chavales el colegio), así como la hora de salida, que permitiría al alumnado mayor tiempo para conciliar (en una jornada partida si es alumnado transportado puede llegar la casa mas allá de las 18,00horas). 

CCOO Ensino expone que dichos horarios son claramente antipedagógicos, reduciendo claramente el rendimiento escolar, e impiden la conciliación de las familias de toda la comunidad educativa de un centro, razones que desde CCOO “consideramos que tienen mayor peso que los problemas de logística que la Administración pueda tener en cuanto a organización del transporte escolar”.

Por esta razón, centros como el CEIP Plurilingüe Calvo Sotelo de O Carballiño, el CEIP Ben Cho Sey de Pereiro de Aguiar, el CEIP Plurilingüe Curros Enríquez de Celanova o el CPI Virgen de la Saleta de San Cristovo de Cea, por citar algunos, llevan varios cursos intentando en vano cambiar su jornada a jornada única de mañana, por lo menos hacer un cambio de horario, entrando más temprano por la mañana y saliendo antes por la tarde. Todos estos intentos fueron frenados en seco por la Jefatura Territorial alegando siempre la misma causa, la negativa de las empresas de transporte.  

CCOO Ensino insta a la Consellería de Educación a aumentar el servicio de transporte escolar si la actual red  que está usando no es suficiente para satisfacer las necesidades básicas que garanticen un mínimo de calidad en lo que respeta la conciliación familiar y laboral de la comunidad educativa y que deje de pensar en clave economicista.

Por ello, CCOO Ensino apunta que se está dificultando la conciliación laboral y familiar con jornadas escolares que incluyen “horas extra” y señala que hay alumnado de infantil y primaria que pasa hasta 50 horas semanales en los colegios.