BNP Paribas se ha declarado este miércoles culpable por segunda vez en nueve días de conspirar para violar sanciones estadounidenses, como parte de un acuerdo extrajudicial por casi 9.000 millones de dólares por el que el banco francés admitió no haber acatado embargos vigentes sobre Sudán, Cuba e Irán.

Los fiscales habían acusado al banco de procesar miles de millones de dólares en transacciones en el sistema financiero estadounidense en representación de ciudadanos sudaneses y de otros países vetados por sus antecedentes en Derechos Humanos, apoyo a grupos terroristas, y otras cuestiones de seguridad.

BNP Paribas admite haber conspirado entre 2004 y 2012 para violar la ley de autoridad económica internacional de emergencia y la ley de negocios con enemigos de Estados Unidos.