• La Xunta destinará este año 850.000 euros a ayudas para la nueva área de rehabilitación integral de la Ribeira Sacra
  • El Diario Oficial de Galicia publica hoy la resolución por la que se declara esta ARI, que comprende 25 ayuntamientos de Lugo y Ourense
  • La convocatoria de la línea de subvenciones está en tramitación y se prevé su convocatoria para el próximo mes de mayo

 

El Diario Oficial de Galicia publica hoy la resolución de 21 de febrero por la que se declara el área de rehabilitación integral (ARI) de la Ribeira Sacra. A través de esta figura se busca mejorar las viviendas ubicadas en las parroquias y en los núcleos de población de los ayuntamientos incluidos en la misma, que presentan edificaciones en estado de abandono o sin un mantenimiento adecuado, así como la mejora de las instalaciones públicas, vías de comunicación y de los espacios de relaciones.

Con tal fin, la Xunta de Galicia habilitará ayudas públicas destinadas a la mejora de viviendas y espacios comunes de la ARI de la Ribeira Sacra. La primera convocatoria de estas ayudas está actualmente en tramitación y se prevé publicar en el próximo mes de mayo, abriendo plazo para la presentación de solicitudes de las mismas ante el Instituto Galego da Vivenda e Solo (IGVS), organismo encargado de su tramitación al tratarse de una ARI supramunicipal. El importe previsto para esta primera convocatoria es de 850.000 euros.

Hace falta recordar que la ARI de la Ribeira Sacra comprende un total de 25 ayuntamientos de las provincias de Lugo y Ourense: Bóveda, Carballedo, Castro Caldelas, Chandrexa de Queixa, Chantada, Esgos, Manzaneda, Monforte de Lemos, Montederramo, Nogueira de Ramuín, Pantón, Parada de Sil, Paradela, A Peroxa, A Pobra de Trives, A Pobra de Brollón, Portomarín, Quiroga, Ribas de Sil, San Xoán de Río, O Saviñao, Sober, Taboada, A Teixeira y Xunqueira de Espadañedo. En su conjunto, los 25 ayuntamientos que conforman este área de rehabilitación tienen un total de 433 parroquias, con una superficie de 2.990 kilómetros cuadrados.

El territorio de la Ribeira Sacra se caracteriza por ser disperso y contar con muchas viviendas susceptibles de rehabilitación, así como por las actuales carencias de accesibilidad en los espacios públicos. En este territorio, está produciéndose una degradación paulatina en determinadas viviendas, lo que requiere una intervención que tenga como finalidad la realización conjunta de las siguientes actuaciones:

• La rehabilitación y renovación en edificios y viviendas, incluidas las viviendas unifamiliares para la mejora funcional, la conservación y el mantenimiento con fin de adecuarlas a los estándares previstos por la normativa vigente.
• La mejora de la eficacia energética y sostenibilidad.
• La mejora de las condiciones de seguridad de utilización y de la accesibilidad en edificios y viviendas.
• El aumento de la ocupación de los edificios y viviendas y la mejora de la calidad de vida de sus habitantes.
• La mejora de las instalaciones públicas de agua y energía, y mejora en la conexión de las redes de datos.
• La mejora de la calidad del medio urbano: mejora de los accesos a las viviendas, la realización de trabajos de mantenimiento, consolidación, pavimentación de vías, e instalación de mobiliario público.

Al amparo de este área de rehabilitación integral, la Xunta de Galicia concederá ayudas a los propietarios de las viviendas para su rehabilitación así como a los ayuntamientos que la conforman para la realización de obras de urbanización y reurbanización en el ámbito de la ARI.

Los propietarios de los inmuebles podrán obtener hasta un máximo de 16.000 euros por actuación, mientras que las ayudas a los ayuntamientos están condicionadas por el número de viviendas que se rehabiliten en su ámbito, recibiendo hasta 2.000 euros por vivienda rehabilitada.

El objetivo inicial de la ARI es la rehabilitación de por lo menos 2.000 viviendas durante sus diez primeros años de vigencia, aparte de las obras de urbanización y reurbanización que realicen los ayuntamientos. Los fondos que se destinen a la ARI por parte de la Xunta de Galicia se irán reajustando cada año en función de la demanda de ayudas que se registre.