Han pasado dos meses y nos vemos en la obligación de informar que lo que contamos en su momento “Nos trata a todas como putas y tenemos miedo ya que tiene nuestros datos” (ver artículo) continúa pasando.

sms

Con una periodicidad aproximada de una vez al mes y durante uno o dos días, ha repetido insultos y amenazas. Se han puesto en contacto con este medio dos de las chicas, y hemos contactado con el resto (tanto de Valdeorras como del Bierzo). Lo ignoran y hasta el mes que viene, alguna responde con lo que la tarea policial no puede ser efectiva. Ahora ya son tres números con los que envía los mensajes, ya no llama y por su puesto, no contesta a las llamadas. La mayoría espera que se le pase, ya que en sus casos cada vez va a menos (incluso una no ha vuelto a recibir nada)…pero si no es a ellas, “será a otras y al final atemorizar y faltarle al respeto a una mujer, sale barato”.

sms1