• Tráfico realizó 11.193 pruebas de alcoholemia en dicho mes y de ellas 140 fueron positivas

Controles de los agentes de Tráfico

 

La Guardia Civil de Tráfico de la provincia de Ourense ha hecho un pequeño balance de la seguridad al volante en materia de “alcoholemias”. Así, en el mes de mayo realizó 11.193 pruebas de alcoholemia de las que 140 fueron positivas. El resultado fue 16 detenidos, investigados por la supuesta comisión de un delito contra la seguridad vial.

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense sigue haciendo un llamamiento a la responsabilidad de los conductores para que no conduzcan cuando hayan ingerido alcohol. Además, realiza este tipo de controles para tratar de evitar que circulen conductores que ponen en peligro su vida y la de otros usuarios de las carreteras.

Conducir bajo los efectos del alcohol puede suponer una sanción de 500 euros y la retirada de seis puntos del carné de conducir. También, en el caso de que sea constitutivo de delito, puede llevar aparejada una pena de prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y, en cualquier caso, la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.