Manuel Guisande

Manuel Guisande

Nosotros los gallegos nunca podríamos independizarnos. ¿Y sabes por qué? ¿sabes por qué nunca podríamos separarnos de España? pues porque somos bueniños, porque somos muy sentimentales, unos santiños, y si un día ocurriera eso, al cabo de un mes tendríamos ya una morriña y un arrepentimiento…

Si eso pasara, al cabo de 30 días ya estaríamos todos tristes: que si no podemos ir a Ponferrada a ver a Chuchi que es concuñado de Toñi, que tiene un primo en Sevilla; ni a Valencia a probar la paella, con Elisa, «a que estuvo no Gadis»; ni al País Vasco, porque en Pasajes de San Juan «o Lucho te ten….», imposible. Lo de separarse… imposible.

Nosotros somos como somos, y si por lo que sea un día nos independizáramos del resto de España y a alguien se le ocurriera establecer una frontera, ya estaríamos como mínimo 500.000 gallegos allí preguntando… «y mire, como dijo que le llaman a esto… ¿frontera…?», «y mire, para qué la hacen…», «y mire… entonces…». Y luego ya vendrían los expertos: «E ista excavadora canto carga… », «e cantos pistóns ten… », «y é de catro tempos o… es que eu, cando estuve en Alemania… porque ¿sabe?, eu estive en Alemania e alí…».

maxresdefault

Te lo juro que en este plan no hay país ni confederación de naciones que sea capaz de hacer una puta frontera, ni cavar una zanja ni poner un palo. Y si ya empezamos así… no te digo nada si una vez construida, a nosotros, acostumbrados a ir por todo el mundo a nuestro aire, un funcionario de Aduanas nos dijera que no podemos pasar si no es con pasaporte.

Para España lo del pasaporte sería la ruina porque en plan boicot llamaríamos a los cuatro o cinco millones de gallegos que hay por ahí por el mundo, le explicaríamos el problema, vendrían a Galicia, entrarían y saldrían por la frontera sin parar y no hay presupuesto en España ni en Bruselas para tampones y para tinta para sellar tanto documento, que un gasto del 50% del PIB para España lo ronda fijo.

Y si aún así no consiguiéramos la reunificación, entonces esto si que sería ya grave, pero muy grave; porque como a la frontera llegaran unos 4.000 gallegos, y uno, pero solo uno, dijera: «¡pero que carallo pasa!». Nin che conto. ¿Separarse?, imposible.

Manuel Guisande

https://manuelguisande.wordpress.com/