Actuaciones enmarcadas en el RD-Ley, aprobado por el Gobierno el 6 de marzo, de medidas urgentes para corregir las afecciones al dominio público hidráulico.

  • Se trabaja en los ríos Limia, Faramontaos, Nocedo, Bouzo y Firbeda
  • Estas actuaciones suponen una inversión de más de 140.000 euros, sufragadas íntegramente por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS), trabaja en la restauración y limpieza de los cauces de la cuenca del Limia, en los ríos Limia, Faramontaos, Nocedo, Bouzo y Firbeda, que sufrieron importantes afecciones por los aumentos de caudal fruto de las intensas lluvias del primer trimestre del año, lo que originó arrastres de vegetación arbórea y arbustiva, erosión de márgenes y depósito de acarreos.

El objetivo de estas actuaciones, declaradas emergencia por Consejo de Ministros, es eliminar los obstáculos, maleza y restos vegetales presentes en el lecho del río y mejorar las márgenes erosionadas con técnicas de bioingeniería que faciliten la estabilización y protección de las mismas a largo plazo.
Estas actuaciones suponen una inversión de más de 140.000 euros, sufragadas íntegramente por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

«Rio Lima 2» de Osvaldo Gago fotografar.net - Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Rio_Lima_2.JPG#/media/File:Rio_Lima_2.JPG

«Rio Lima 2» de Osvaldo Gago fotografar.net – Trabajo propio. 

Descripción de las actuaciones

En los ríos Faramontaos y Nocedo se realizan por una parte, actuaciones de retirada de especies arbóreas caídas o con riesgo de desprenderse y limpieza y retirada de más de 1800m3 de acarreos, localizados en la desembocadura y, por otra parte, se ejecutan actuaciones de estabilización de los taludes más erosionados, que corresponden aproximadamente 200 metros lineales de cauce, utilizando técnicas de bioingeniería con empalizada de troncos de madera y biorrollos de fibra de coco.

En cuanto a la afección detectada en el río Limia, se realizará una escollera granítica de 550 m3 que dotará de estabilidad a los taludes más afectados.
Por su parte, en el río Bouzo se construirá un muro escollera de 400 m3 para el que se utilizarán con piedras de 1.000 kg y con cimentación hormigonada, con el objetivo de mejorar ambas márgenes en diversos tramos de cauce. También se arreglará el sendero que discurre paralelo al río, reponiendo el firme con una capa de zahorra que facilite el drenaje en episodios de lluvias abundantes para evitar avenidas.

Estas actuaciones se completarán en el río Firbeda donde se llevará a cabo la limpieza de ambas márgenes en un tramo de 1,5 Km, incluyendo el apeo de árboles caídos y los secos o enfermos que corran riesgo de precipitarse al cauce y puedan former tapones en infraestructuras de paso.