• Mantuvo una reunión con los vecinos  y éstos decidieron anular la protesta que habían organizado debido al compromiso alcanzado por la regidora
Vilela

Vilela

 

La alcaldesa de A Rúa, María Albert (BNG), mantuvo una reunión en los últimos días con la directiva de la Asociación de Vecinos de Vilela con el fin de abordar el problema de falta de presión de agua en la localidad y, al mismo tiempo,  dar a conocer los proyectos para solucionar dicha carencia. La regidora se comprometió a emprender obras el próximo mes de junio para la dotación de una nueva canalización de abastecimiento, conectada a la red general de A Rúa,  que, según los vecinos, “conectaríase na zona de O Rasedo ca tubería que provén de Fontei”.

Una zona de Vilela

Una zona de Vilela

 

María Albert tranquilizó a los vecinos  apuntando que los técnicos han determinado que la nueva conexión del abastecimiento sí solucionaría los problemas de falta de presión, algo que había generado dudas entre los vecinos. “Non lle temíamos ás cotas de altitude, temíamos que o caudal non sexa o suficiente para garnatir a presión nas zonas altas”, expresaron miembros de la directiva. En este sentido, matizaron que “si se fai a obra, en agosto sairemos de dudas, xa veremos o que pasa”.

En este sentido, argumentaron que “tendo en conta o compromiso da alcaldesa, nos decidimos darle dita marxe de tempo e desconvocar a protesta”, una medida que “decidiu o propio pobo en asamblea xeral extraordinaria no seu momento e que agora deixamos un lado tendo en conta a receptividade da alcaldesa”.

Así las cosas, los vecinos de Vilela aguardan a que el proyecto acabe de una vez por todas con una deficiencia nacida a raíz de los altos niveles de aluminio  detectados en el agua de la traída y en su depósito a finales de 2015, un riesgo para la salud pública que ahora se combatirá con el nuevo proyecto de abastecimiento para la localidad.

Uno de los barrios de Vilela

Uno de los barrios de Vilela