• Árboles y rocas presentan pinturas realizadas por un artista anónimo que persigue hacer más agradable la ruta  y confirmar a los peregrinos que no se han perdido, empleando el “lenguaje” de los antiguos hitos
Una flor que irrumple en el Camino

Una flor que irrumpe en el Camino

 

El Camiño de Inverno hacia Os Alvaredos , localidad  de la provincia de Lugo que linda con A Rúa, sorprende a los peregrinos en su recorrido por este último municipio  al descubrir sobre rocas  y árboles pinturas en vivos  colores, principalmente amarillo, azul y rojo. Esta llamada a los ojos del caminante, le hace detenerse , esbozar una sonrisa  y reflexionar sobre su significado.  La curiosidad  de este tramo del Camino se convierte en un “enigma”  a descifrar, sobre todo cuando del autor poco se sabe ,  tan sólo que procede de A Rúa y que tiene mucho empeño en guardar celosamente su identidad.

Señalización del Camiño de Inverno al llegar a los Alvaredos

Señalización del Camiño de Inverno al llegar a los Alvaredos

 

Asunción Arias, presidenta de la Asociación de Amigos do Camiño de Santiago de Valdeorras, conoce al artista anónimo, si bien recalca que no revelará el secreto de la identidad puesto que “non quere que se sepa”. No obstante, sí explica el sentido de las pinturas que se funden con la naturaleza .

Un loro entre los árboles

Un loro entre los árboles

 

Asunción Arias argumenta que, según el autor, las pinturas sobre las rocas son para recordar los hitos (señal o mojón de piedra permanente).  Relata que en los viejos caminos, mucho tiempo atrás,  en lugares que se consideraban sagrados se colocaban tres piedras a modo de triángulo (una en la base ancha, otra más pequeña y coronada por otra de inferior tamaño) para delimitarlos. Y  “cando o peregrino vai  camiñando e o Camiño pode presentar alguna dúbida, os propios peregrinos no propio mojón poñen tres pedriñas para decirlle o que ven detrás que vai ben, que está na ruta correcta”.

Máscara sobre los árboles en el Camiño de Inverno hacia los Alvaredos

Máscara sobre los árboles en el Camiño de Inverno hacia los Alvaredos

 

Además, relata que en la antigüedad, como ya se observa   por ejemplo en las Cuevas de Altamira,  los colores básicos eran el azul real, el rojo y el amarillo, colores “moi místicos, coñecidos como do sagrado corazón o a chama trina. O azul é a vontade divina, o roxo  é a vida e o espíritu,  e o amarelo, a sabiduría. Cando se unen fórmase o que se chama a cor violeta, que significa transformación e transmutación”. Por tanto, cada pincelada de este arte en plena naturaleza del Camiño de Inverno está fundamentada.

Vistas del Sil desde el Camiño de Inverno A Rúa-Os Alvaredos

Vistas del Sil desde el Camiño de Inverno A Rúa-Os Alvaredos

 

A Asunción Arias le parece muy bien que un artista se exprese con libertad: “todo o que sea arte eu o aplaudo” y que, al mismo tiempo, los peregrinos tengan una referencia  para saber que van por los senderos correctos.

Más en imágenes:

Caminante por el Camiño de Inverno

Caminante por el Camiño de Inverno

 

Otra máscara

Otra máscara

 

Otra máscara más

Otra máscara más

 

Un pájaro

Un pájaro

 

Los Alvaredos

Los Alvaredos