• La Corporación municipal aprobó por unanimidad de todos los grupos la cuenta general de 2014 por unanimidad pero con cruce de acusaciones entre grupo de gobierno y oposición
Pleno de A Rúa. Votacion por unanimidad de la cuenta general

Pleno de A Rúa. Votacion por unanimidad de la cuenta general

La Corporación municipal de A Rúa aprobó por unanimidad de todos los grupos la cuenta general de 2014, que asciende a algo más de 2 millones de euros. La alcaldesa, la nacionalista María Albert, manifestó que la cuenta no se corresponde con los presupuestos aprobados por el equipo de gobierno actual sino el anterior del PP. Señaló que no está de acuerdo con ella pues el informe de Secretaría e Intervención señala que “non se cumple co obxectivo de estabilidade presupostaria  o que reflicte unha grande irresponsabilidade na xestión do goberno saínte”. Ni siquiera los algo más de 90.000 euros que da como balance positivo “é real pois habería que restarlle os 120.000 euros como reconocimiento extraxudicial de créditos das facturas que estaban pendentes de pago co cal o resultado orzamentario sería negativo, en 31.673 euros“. También el remanente de tesorería es negativo, más de 272.860 euros  pero si sumamos as facturas sin pagar, darían máis de 394.000”.

María Albert en su intervención en el pleno

María Albert en su intervención en el pleno

El dato mas preocupante añadió Albert, y que va a condicionar el presupuesto de 2016, es que la Consellería de Facenda emitió un informe sobre que no se cumple con la estabilidad presupuestaria por lo que “será de aplicación o artículo 21 da Lei Orgánica 2/2012 que establece que “a Administración incumplidora formulará un plan económico financiero que permita no ano en curso, o no seguinte, o cumplimento dos obxectivos de débeda de gasto”. En este sentido, recordó que en la provincia de Ourense sólo hay  tres ayuntamientos que se encuentran en esta situación: A Rúa, Porqueira y O Bolo.

El déficit de casi 400.000 euros obliga a hacer un plan de ajuste presupuestario importante pues es imposible subsanar dicho balance negativo en 15 meses. “Este déficit ven producido por un nulo control de gastos pois as obras que se fixeron no Concello son prácticamente doutras Administraciones. É unha situación esquizoide porque temos todos os reparos citados á conta xeral. Nin ó BNG nin ó PSOE lle gustaría aprobar estas contas, pero temos que gobernar e é requisito indispensable ter a conta xeral aprobada para poder solicitar financiación”, aclaró la alcaldesa.

En la misma línea se pronunció el teniente de alcalde, y concejal de Urbanismo el socialista Luis Fernández Gudiña , calificando las cuentas de ”lastre moi serio para o desenvolvemento económico do Concello”  y apuntando que  “estamos co presuposto prorrogado do 2014 e o aprobamos por sentido de responsabilidade, pero non estamos dacordo”.

Luis Fernández Gudiña en su intervención

Luis Fernández Gudiña en su intervención

El portavoz del grupo municipal del PP, Avelino García Ferradal,  dijo que “si a situación é tan grave, insto a que se vote en contra da conta xeral pois si tan mal está… Poden tamén facer unha auditoría dos últimos 10 anos” . Y  explicó que las arcas municipales están pendientes de ingresos por las parcelas de una obra de urbanización en el parque empresarial,  entre las que “hai un diferencial entre 60.000 e 70.000 euros, co cal se reduciría o déficit en casi 250.000 euros”.

Avelino y el grupo municipal del PP de A Rúa

Avelino y el grupo municipal del PP de A Rúa

García Ferradal consideró que el problema es que “ata de agora non se nos convocou a ninguna comisión de urbanismo e ademais non sabemos si se lle vai a cobrar ós das parcelas e si se lle van cobrar todas. A transparencia é boa, pero con actos. A 8 de outubro non levamos recibido nin un so dato das contas que levan feito”.   Y recalcó que el grupo de gobierno ya conocía las cuentas antes de gobernar  recordando que “houbo un plan para reducir  a débeda, aprobado polo pleno y que a reducción de déficit dos últimos catro anos foi de 500.000 euros. Pero falan, e despois de criticarnos por subir as escolas municipais, tanto nos criticaron e non baixaron nada.  Moito falar pero non reducen impostos”.

Fernández Gudiña replicó argumentando que el PP había incluido en los presupuestos municipales de 2014 una partida de 244.000 euros por la venta de parcelas sin vender  y, al final, sólo se recaudaron 30.000 de modo que los ingresos “eran irreais e Intervención o advertiu. Daqueles barros veñen agora estes lodos,  e de aí a situación tan complicada que temos. O PP nunca trouxo ni unha proposta de urbanismo para debatila e agora me esixe a mín, cando está convocada unha comisión para abordar temas do Plan Xeral”.

Por su parte, María Albert reprochó al PP que los temas de urbanismo no eran objeto del pleno, que habrá una comisión la próxima semana, pero apostilló que “si insiste nesas parcelas, as venderon ustedes,  non nos, e non foron quen de cobralas e incluilas na conta xeral”.  En alusión a que el PP redujo el déficit en medio millón de euros, Albert apostilló que en el año 2010 la capacidad de financiación era de más de 230.000 euros. Y “en ningún momento Facenda esixiu un plan de axuste” y señaló que “non é necesaria ninguna auditoría por todos sabemos as contas, xa están auditadas”.

El pleno, que prácticamente era de trámite, al final generó debate y acusaciones entre grupo de gobierno y oposición.