• Román Rodríguez se reunió con representantes de las asociaciones del Camino de Invierno, la nueva ruta principal incluida en el proyecto de la Ley de patrimonio cultural de Galicia
  • Esta inclusión, fruto de los estudios realizados los últimos años por los técnicos de la Dirección General del Patrimonio Cultural, que acreditan su historicidad, supone un paso esencial para el reconocimiento oficial de la misma

image_gallery (2)

 

El conselleiro de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria, Román Rodríguez, acompañado de la directora general del Patrimonio Cultural, María del Carmen Martínez Ínsua, se reunió ayer con Aída Menéndez Lorenzo, de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago por la Ribeira Sacra, Asunción Arias Arias y Felicidad Pérez, de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago por Valdeorras, para presentarles el proyecto de la Ley del Patrimonio Cultural de Galicia y explicarles las novedades más destacadas. Entre ellas destacan la inclusión del Camino de Invierno como una de las rutas principales del Camino de Santiago; y que se pueda incoar la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) de una ruta xacobea si los ayuntamientos por los que esta discurre lo piden por unanimidad.

Camiño de Inverno a su paso por Sobradelo

Camiño de Inverno a su paso por Sobradelo

La inclusión del Camino de Invierno como una de las rutas principales dentro de la nueva Ley se convierte en un paso esencial para el reconocimiento oficial de la misma. La dicha inclusión es fruto de los estudios que acreditan la historicidad de esta ruta realizados los últimos años por los técnicos de la Dirección General del Patrimonio Cultural. Román Rodríguez se comprometió a seguir avanzando en la futura delimitación del Camino de Invierno.

Los responsables de la Xunta les explicaron a las tres representantes de las asociaciones el título dedicado en la ley a los Caminos de Santiago. En este se definen y se describen los caminos, desarrollando aspectos clave como la protección, delimitación, usos o señalización, entre otros. La nueva norma supone una apuesta por la protección del patrimonio gallego más singular, tanto desde el punto de vista de las infraestructuras incluidas en el ámbito de protección de los trazados, como en el que alcanza a los valores culturales y medioambientales asociados la estas vías de peregrinación.

Los caminos del Camino
El Camino de Santiago está formado por el conjunto de itinerarios reconocidos documentalmente de los que puede testimoniarse su uso como rutas de peregrinación de largo recorrido y que estructuran, conforman y caracterizan el territorio que atraviesan. Las rutas principales son el Camino Francés; los del Norte, Ruta de la Costa; Ruta del Interior, también conocido como Camino Primitivo o de Ovedo; el Inglés; el de Fisterra y Muxía; el Portugués; la Vía de la Plata o Camino Mozárabe; y el Camino de Invierno.

De las anteriores, las rutas del Camino de Santiago incluidas en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco (Camino Francés; los del Norte, Ruta de la Costa; , Ruta del Interior) tendrán la consideración de Bienes de Interés Cultural (BIC’s), lo que significa el máximo reconocimiento y, consecuentemente, la máxima protección legal.

El resto de las rutas del Camino de Santiago (el Camino Inglés, Fisterra y Muxía, el Portugués, la Vía de la Plata o Camino Mozárabe y de Invierno) tendrán la consideración de bienes catalogados como territorios históricos, sin perjuicio de que, como ya se ha dicho, por acuerdo unánime de los ayuntamientos por los que discurre se solicite a la consellería competente en materia de patrimonio cultural a incoación de su declaración como bien de interés cultural.

Un PTI para el Camino
Además, para avanzar por la senda de una protección efectiva del Camino de Santiago se elaborará un Plan Territorial Integrado de Protección y Valorización en el que se establezcan las líneas generales para el mantenimiento y la conservación de los valores culturales de los Caminos y para garantizar una ordenación del territorio harmoniosa e integrada con ellos. El Plan será redactado por la Consellería y aprobado por el Consello da Xunta en los dos años siguientes a la aprobación de la Ley.

El ámbito de este Plan se extenderá a la totalidad de los territorios históricos delimitados y su objetivo principal será la conservación general del carácter de los territorios históricos, manteniendo sus características tradicionales. En relación con los tramos del Camino y los núcleos de población relacionados, se procurará mantener e integrar el carácter, la tipología, los volúmenes, el cromatismo, los materiales y las alineaciones existentes de carácter tradicional a ambos lados de la traza.

Con el PTI se establecerá de forma unitaria e integrada los principios, normas y criterios que permitan una mayor agilidad en los trámites derivados de las preceptivas autorizaciones municipales y sectoriales, incluso en el campo de la protección patrimonial.